La República Mexicana es monitoreada de manera permanente a través de imágenes satelitales, para detectar cambios de modalidad de uso agrícola que se registran en la Frontera Agrícola; cuando una superficie no presenta actividad agrícola pero la tuvo en un ciclo anterior se clasifica como superficie susceptible de ser cultivada.