Los Complejos de Escarabajos Ambrosiales, conocidos como escarabajo ambrosia del laurel rojo (Xyleborus glabratus- Raffaelea lauricola) y el escarabajo barrenador polífago (Euwallacea sp.- Fusarium euwallaceae), son plagas potenciales para la producción de aguacate, cultivo con alto valor económico para México al ser el principal productor y exportador a nivel mundial del producto, además de otros hospedantes. Ante el riesgo fitosanitario que representan los Complejos de Escarabajos Ambrosiales y su asociación con hongos simbiontes, el SENASICA mantiene desde 2013 acciones de vigilancia epidemiológica para su detección oportuna.

El escarabajo barrenador polífago se encuentra presente en California, Estados Unidos de América e Israel. El primer reporte en México ocurrió en febrero de 2015 en el municipio de Tijuana, Baja California, posteriormente, se registró en 2017 en los municipios de Playas de Rosarito, Ensenada y Tecate.

Por lo anterior, a partir de 2018 se implementa el programa Manejo Fitosanitario de los Ambrosiales en Baja California, con el propósito implementar acciones de manejo para contener el avance del Barrenador Polífago (Euwallaceae sp.) en el territorio nacional. El seguimiento del escarabajo barrenador polífago en el resto del país en donde la plaga está ausente y del escarabajo ambrosia del laurel rojo se realiza a través del Programa de Vigilancia Epidemiológica Fitosanitaria 

El escarabajo barrenador polífago, conocido también por su nombre en inglés como Polyphagous Shot Hole Borer (PSHB), es originario del sudeste de Asia y es vector de Fusarium euwallacea, Graphium sp. y Acremonium sp., asociación que provoca la enfermedad conocida como marchitez regresiva de Fusarium. El PSHB ataca a más de 300 especies de árboles, de las cuales, 110 son susceptibles a la muerte regresiva por Fusarium, que ocasiona, entre otros daños, la muerte de los árboles.

Con las acciones del programa se reduce el riesgo de dispersión y establecimiento de la plaga en otros Estados de la República Mexicana y se protege la superficie establecida con el cultivo de aguacate, su producción y el abastecimiento en el mercado nacional e internacional al ser un hospedante susceptible en el que la plaga puede reproducirse, además de otras especies susceptibles (no reproductivos) de importancia agrícola como naranja dulce, olivo, durazno, níspero, nogal pecanero y vid.