El Huanglongbing (HLB) o enverdecimiento de los cítricos es una enfermedad “sin cura” y la más devastadora de los cítricos, ocasionada por la bacteria Candidatus Liberibacter spp. que es transmitida por el psílido asiático de los cítricos Diaphorina citri, distribuido prácticamente en todas las zonas citrícolas de México.

Esta enfermedad tuvo su origen en el continente asiático y actualmente está presente en zonas productoras de cítricos de Asia, África y América; considerándose una de las más peligrosas debido a que inevitablemente causa la muerte productiva de las plantas en un periodo máximo de ocho años, dependiendo de la edad y manejo de las huertas.

La enfermedad se manifiesta de los 6 a los 12 meses después de la infección, presentándose aclaramiento de nervaduras, hojas pequeñas y erectas, moteados difusos (asimétricos) en hojas, brotes amarillos, defoliación, frutos pequeños y deformes, semillas atrofiadas y estériles.

En México, debido a la detección del vector Diaphorina citri desde el año 2002, así como analizando el riesgo que representa el Huanglongbing para la citricultura mexicana, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) inició en 2008 una campaña fitosanitaria de prioridad nacional que actualmente opera en los 24 estados citrícolas del país.

En este 2018, el Gobierno Federal invierte 256.5 millones de pesos, a fin de lograr la reducción de los niveles de infestación del psílido asiático Diaphorina citri, llevando a cabo el control químico y biológico a través de Áreas Regionales de Control (ARCO) operadas por los Organismos Auxiliares de Sanidad Vegetal.