Es una de las enfermedades más importantes del cultivo de trigo, debido a que afecta la calidad de la harina, provocando que el grano infectado desprenda un olor fétido (pescado), lo cual altera las características organolépticas de esta. Durante el ciclo agrícola 2013, se sembraron 689,206 ha., con un valor de la producción de 11,923 millones de pesos.