A fin de apoyar y agilizar la inspección de equipajes y mercancías de los pasajeros que transitan por los puertos, aeropuertos, fronteras y puntos de movilización nacional, el SENASICA, a través de la Dirección General de Inspección Fitozoosanitaria, (DGIF), implementó el Programa de la Unidad Canina.

El objetivo del Cenaduc es formar unidades caninas de alto nivel en detección olfatoria, que permitan apoyar y agilizar el proceso de inspección fitozoosanitaria en los puntos en donde se movilizan productos agropecuarios regulados por la SAGARPA, evitando el riesgo de la introducción de plagas y enfermedades exóticas que puedan amenazar el estatus sanitario agropecuario del país.

Previo al inicio de operación del Cenaduc, la DGIF contaba con17 Unidades Caninas, no obstante, hasta agosto de 2012, se han conformado dos generaciones. La primera generación fue de12 Unidades Caninas, compuestas por nueve caninos y 12 oficiales del SENASICA; la segunda Generación de14 unidades, 11 caninos y 14 Oficiales. Asimismo, se han recapacitado a 11 de los 18 Oficiales que constituyen las Unidades Caninas en operación.

De los 37 caninos de la DGIF, 13 fueron adquiridos por medio de la compra, ocho se adquirieron por donación de particulares y 16 fueron recuperados de albergues caninos.

Los beneficios de la utilización de Unidades Caninas en el sistema de inspección son:

Efectividad en la detección e intercepción de productos que ponen en riesgo la sanidad agropecuaria de México.

Eliminación de discrecionalidad en la detección de productos.

Revisión del equipaje con mayor rapidez.

Disminución de conflictos y desconfianza en los pasajeros, sistema más amigable con el usuario.

Promoción de la Cultura Sanitaria  Agroalimentaria.

Las Unidades Caninas, que operan en PVIF, han realizado la detección en productos con larvas de la mosca de la fruta, impidiendo así, la diseminación de ésta plaga en territorio nacional. Su efectividad es destacable en las OISA, pues a finales de 2011 se detectó y se impidió el ingreso de dos plagas de importancia cuarentenaria: Pseudococcus longispinus y Grapholita molesta (palomilla oriental de la fruta), hecho certificado por el Centro Nacional de Referencia Fitosanitaria (CNRF) de la Dirección General de Sanidad Vegetal (DGSV) del SENASICA.