El Gobierno de México, convencido de lograr avances concretos para la correcta implementación y construcción de un nuevo marco de atención a los derechos humanos y consolidación de una política de Estado a largo plazo, trabaja en la integración de un Programa Nacional de Derechos Humanos, como instrumento rector de la política pública en la materia.