El jefe de la Oficina del Secretario de Desarrollo Social, Julio César Guerrero, y el gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, sostuvieron un encuentro para evaluar la “Estrategia de Inclusión” para el estado, en el marco del Acuerdo por un Jalisco Sin Pobreza, que tiene como objetivo impulsar la coordinación en el combate a las carencias sociales.

En la reunión, que contó con la participación de todos los miembros del gabinete del gobierno estatal, Sandoval Díaz hizo énfasis en su compromiso total en la lucha contra la pobreza y la importancia de la colaboración con la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), ya que es a través de la implementación de acciones conjuntas como se pueden generar mejores resultados.

Ante la importancia de la transversalidad del combate a la pobreza y el papel crucial para lograr el éxito de la Estrategia de Inclusión, participaron también los delegados federales o representantes en el estado de las distintas dependencias que forman parte de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Representando a la Sedesol, Julio César Guerrero Martín, reconoció los grandes avances alcanzados en la entidad en materia de combate a la pobreza, al mejorar todos los indicadores entre 2012 y 2014, lo que coloca a Jalisco como el más exitoso a nivel nacional en cuanto a la población con ingresos superiores a las líneas de bienestar.

En este sentido, Guerrero Martín destacó que “desde los tres órdenes de gobierno tenemos un compromiso común: consolidar un Jalisco sin pobreza”.

Mencionó que el vehículo para lograrlo consiste en una serie de acciones coordinadas mediante las cuales todos los niños y niñas de 3 a 5 años puedan comenzar a ir a la escuela desde preescolar y que las familias jaliscienses tengan un médico cuando lo necesiten y de forma gratuita.

Señaló que con estos esfuerzos se busca que en Jalisco el futuro de sus ciudadanos esté asegurado con una pensión para adultos mayores, trabajadores y sus familiares. Añadió que en un estado tan grande no cabe el hambre por lo que todos deben poder acceder a una alimentación sana, variada y suficiente, así como a viviendas dignas con servicios básicos.

Resaltó que “esta serie de acciones debe ir acompañada de una campaña transversal e integral de empoderamiento que permita a la población conocer cuáles son sus derechos sociales consagrados en nuestra Constitución y cómo pueden ejercerlos sin ver perjudicado su patrimonio”.

De esta manera, explicó, se construye un Jalisco más incluyente y con mayor bienestar, y esto juntos es posible “porque la pobreza la combatimos todos”.


Guadalajara, Jalisco, 20 de febrero de 2016