La comunicación constante de esta administración con organismos internacionales ha permitido intercambiar buenas prácticas y valiosa información que han logrado enriquecer y fortalecer la política social de nuestro país. Un ejemplo de esta colaboración es el apoyo financiero que el Banco Mundial ha brindado al programa de inclusión social PROSPERA y al Sistema de Información Social Integral (SISI).

Con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se concretaron 14 proyectos de cooperación. Además, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ha contribuido con nuestra nación para garantizar el derecho de la población a una alimentación sana, variada y suficiente.

Por otro lado, también se han logrado acuerdos con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y con la Agencia Francesa de Cooperación.

México también ha hecho importantes aportaciones al mundo en materia de políticas públicas y programas orientados a combatir la pobreza sin recurrir a esquemas asistencialistas como el caso de PROSPERA y la utilización de mecanismos de Medición Multidimensional de la Pobreza así como la participación de voluntarios en los programas en favor de los grupos vulnerables, como es el caso del Programa de Comedores Comunitarios.  

Esta administración dejará un legado en materia de política social con la creación de programas que impulsan el esfuerzo de la gente, la expansión de otros y el rediseño de algunos como PROSPERA, así como la puesta en marcha del mecanismo de coordinación de autoridades de los tres órdenes de gobierno como lo es la Estrategia Nacional de Inclusión (ENI), a fin de avanzar en la construcción de una política social de Estado.