La Marcha de la Lealtad.

Se conoce como "Marcha de la Lealtad", al episodio ocurrido el 9 de febrero de 1913, cuando los cadetes del Colegio Militar acompañaron al Presidente Francisco I. Madero en Columna de Honor, durante su trayecto con rumbo a Palacio Nacional, el cual había sido tomado en medio de un Cuartelazo iniciando en la madrugada del mismo día.

Al saber de los acontecimientos, la mañana del 9 de febrero de 1913 el Presidente Francisco I. Madero salió a caballo de su residencia en el Castillo de Chapultepec y se dirigió al Colegio Militar ubicado en el mismo recinto. De inmediato, el Teniente Coronel Víctor Hernández Covarrubias, Subdirector del Plantel, ordenó que los alumnos se prepararan para salir en uniforme de gala. El Presidente explicó a los cadetes la situación en que se encontraba la Capital.

Aproximadamente 350 alumnos, entre 16 y 28 años de edad aproximadamente, partieron esa mañana de Chapultepec para acompañar al Presidente como una muestra incontestable de la lealtad del citado Plantel en defensa de las Instituciones.

El 10 de febrero por la noche, el Presidente ordenó que los alumnos regresaran al Colegio Militar, los cuales efectuaron su marcha con todas las normas y precauciones de campaña; continuaron en acantonamiento de alarma, haciendo todos los servicios tácticos de seguridad, puestos avanzados, patrullas, etc., cubrieron toda la extensión del bosque, su propio alojamiento y el Castillo de Chapultepec que era la residencia presidencial.

Además, ya en el Colegio todo el personal de jefes y oficiales solicitaron ser colocados en los puestos de combate de mayor peligro para defender a las Instituciones, a lo cual la Secretaría de Guerra y Marina respondió que "siendo ese plantel un centro de instrucción educativo que no debe colectivamente tomar participio en las luchas intestinas, debe conservarse neutral, mantener sus energías y estar preparado por si el curso de los acontecimientos nos orillan a un conflicto internacional y en el que como mexicanos y soldados de cuna, tendrán que mantener la integridad y el decoro de la Patria. 

Ver Tríptico.