A menos de un mes de que se registró el sismo de 8.2 grados que afectó a los estados de Chiapas y Oaxaca, inició la reconstrucción de viviendas afectadas.

Pasada la emergencia y el levantamiento del censo para evaluar los daños causados por el fenómeno natural, el Gobierno de la República junto con autoridades estatales y municipales, la iniciativa privada, y la ciudadanía trabajan en la limpieza y remoción de escombro y paralelamente en la reconstrucción de viviendas.

Para este proceso de reconstrucción el Gobierno de la República determinó apoyar con recursos a través de un monedero electrónico o tarjeta a quienes tuvieron una afectación parcial y registraron la pérdida total de su vivienda.

Adicionalmente, la SEDATU, en coordinación con la Comisión Nacional de Vivienda y la Secretaría de Economía, logró un acuerdo con las cámaras del Cemento, del Acero y del Aluminio para garantizar el abasto de materiales de construcción a precios 20% más bajos, en promedio, respecto al mercado; además de convenir una lista de 58 productos para la construcción de una Unidad Básica de Vivienda.

En esta etapa, la participación de la ciudadanía es esencial, ya que podrán autoconstruir su vivienda con asesoría técnica asistida lo que les permitirá levantar de una mejor manera lo más preciado que tiene una familia, su patrimonio.

Para el Gobierno de la República es fundamental que los recursos destinados a la reconstrucción se destinen a quienes verdaderamente lo necesitan, por ello se realizó el censo de viviendas afectadas, el cual estará a la vista de todas las personas en el Portal de Obligaciones de Transparencia.

 

Además, se convoca a la sociedad civil a acompañar a las brigadas que estarán conformadas por personal de SEDATU, BANSEFI, autoridades estatales y municipales para vigilar que la entrega de recursos se realice a quien realmente se vio afectado.