El Gobierno de la República, a través de la coordinación de todas las secretarías de Estado con  autoridades locales y otras instancias, atiende las necesidades de las 800 mil personas afectadas en  41 municipios del estado de Oaxaca.

Junto con el reparto de agua, víveres, medicamentos y casas de campaña, la realización del censo casa por casa, sin intermediación, es tarea prioritaria para dar paso a la reconstrucción del istmo oaxaqueño.

Además de supervisar la distribución de víveres, los representantes del Gobierno de la República, en su recorrido por los 41 municipios afectados por el sismo del jueves pasado, han llevado un mensaje de solidaridad y aliento para hacerles saber que no están solos.

A pesar de la gran tragedia que dejó sin techo a miles de compatriotas, la solidaridad de los mexicanos, a lo largo y ancho de todo el territorio, contribuyendo con agua, víveres, despensas habrá de llegar al último rincón del istmo oaxaqueño, sin intermediación y sin que nadie lucre políticamente.

Las Fuerzas Armadas realizan la distribución de agua y alimentos a la población afectada, lo que garantiza que no se haga mal uso de los recursos y que lleguen a quien verdaderamente lo necesita.

Toda vez que se haya concluido el censo de las viviendas afectadas se iniciará inmediatamente su reconstrucción con acciones y programas como el de Autoproducción Asistida, en el que colaboran los propios pobladores para reconstruir las casas en plazo relativamente corto.