OFICINA DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Ciudad de México, 12 de febrero de 2020.

GRACIELA MÁRQUEZ COLÍN:

Muy buenos días. Bienvenidos a la Secretaría de Economía. Temprano, en una mañana que en otras latitudes sería en una mañana invernal, pero en México tenemos la fortuna de tener las mañanas casi primaverales en la colonia Condesa. Lo único que nos falta son las jacarandas para que sean realmente primaverales. Sean todos ustedes bienvenidos a este Seminario “Oportunidades Comerciales con América del Norte en la Región Transpacífica. T-MEC y el TIPAT.

Quiero agradecer en primer lugar al senador Ricardo Velázquez Meza, en representación del senador Ricardo Monreal, Presidente de la Junta de Coordinador Política del Senado de la República; al senador Héctor Vasconcelos; al Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de la República y al senador Gustavo Madero, presidente de la Comisión de Economía del Senado de la República también, por acompañarnos este día en esta inauguración. Igualmente, agradezco a los diputados aquí presentes, a los directivos de las diferentes Cámaras y Embajadores y Representantes de nuestros socios comerciales en el Tratado México, Estados Unidos y Canadá y en el Tratado Integral y Progresista de Alianza Transpacífico. También a los Representantes del sector académico; a los medios de comunicación por supuesto, y a todo el público que nos acompañan.

En un mundo globalizado y altamente interconectado, las relaciones económicas internacionales son fundamentales para el bienestar de los países. Estamos plenamente conscientes de ello y por ello, el objetivo de este seminario y, en general, en la política que seguimos en la Secretaría de Economía, es promover una apertura comercial que sirva para la exportación de bienes manufacturados con mayor valor agregado; una apertura comercial que nos permita atraer mayor inversión extranjera; fomentar la competitividad y productividad de nuestros productos y servicios en la economía global.

Desde mediados de los años 80 del siglo pasado, México inició un proceso de apertura económica en búsqueda de formar una plataforma exportadora que pudiera fortalecer a la economía mexicana. El pilar de esta política inició con el ingreso de México al GATT en 1986 y se reforzó, se profundizó, el primero de enero de 1994, con la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. En ese momento, el TLCAN, representó el acuerdo comercial más innovador que transformaba a América del Norte en la región comercial más grande del mundo en términos de Producto Interno Bruto y de población.

Este tratado, el TLCAN, ha sido clave para la inserción de México en las cadenas de producción globales; además de que se convirtió en un elemento indispensable, para posicionar al país como una plataforma exportadora de vanguardia.

Sin duda, el TLCAN cumplió con los objetivos para los que fue creado: incrementó el comercio y las inversiones intrarregionales; fortaleció el ambiente de competencia; impulsó la competitividad e impulsó la creación de mecanismos que permitieron avanzar en la consolidación de la integración de América del Norte. La administración del presidente López Obrador, está muy consciente de la importancia de fortalecer y profundizar las relaciones económicas y comerciales de México con el mundo.

La actual política comercial tiene tres ejes fundamentales: la diversificación, la innovación y la inclusión. Estos elementos permitirán consolidar las ventajas comerciales ya existentes y explorar nuevas áreas de oportunidad que propicien, por ejemplo, la incursión de la pequeña y mediana empresa mexicana en las cadenas globales de valor; se impulse la inclusión de las mujeres en actividades comerciales y se integren a regiones, así como a sectores económicos y sociales que aún no se han beneficiado de las ventajas de la integración a la economía global.

El TLCAN fue el modelo de negociación… Una vez firmado el TLCAN se convirtió en el modelo que México utilizó para firmar otros tratados con 50 países en América Latina, la Unión Europea y Medio Oriente. Por su parte, el Tratado Integra y Progresista de Asociación Transpacífico, el TIPAT, en vigor desde el 30 de diciembre del 2018, forma parte de la política de diversificación comercial que busca impulsar la administración del Presidente López Obrador.

Representa una estrategia de comercio e inversión de nuestro país hacia la región Asia-Pacífico con el propósito de convertirse en un actor central en la cadena de valor de esta región. Hoy por hoy, un dinámico eje de crecimiento global, innovación y desarrollo.

En este siglo, el Tratado de Asociación Transpacífico original, llamado TPP, fue la negociación comercial en su momento más relevante en la que participó México después del TLCAN.

Por su nivel de ambición, amplia gama de disciplinas, los altos estándares de cada una de ellas y el número de países participantes de cuatro regiones, América del Norte, América del Sur, Oceanía y Asia, el TIPAT fue la negociación más relevante, ya les decía yo, después del TLCAN.

Una vez que Estados Unidos abandona o se retira del tratado en enero de 2017, los 11 países restantes decidimos materializar los beneficios de lo ya negociado, lo que se había negociado hasta ese momento. De ese modo, el TPP se transformó en el TIPAT, que es un nuevo acuerdo que incorporó el contenido del TPP original, cuyo texto no sufrió cambio alguno, con excepción de una lista de 22 disposiciones que quedaron suspendidas, dejando abierta la posibilidad que, en un futuro, Estados Unidos pudiera reincorporarse.

Gracias al TIPAT, nuestros bienes y servicios a partir del 30 de diciembre del 2018  tienen acceso a cuatro nuevos mercados con los que hasta ese momento no contábamos nosotros con un tratado comercial. Estos mercados son: Australia, Nueva Zelandia, Singapur y Vietnam.

Las exportaciones mexicanas a estos mercados sumaron dos mil 50 millones de dólares en el periodo enero-noviembre de 2019.

Estos cuatro socios preferenciales de México se convertirán en seis, cuando se sume Brunei, Malasia, y que una vez que estos países ratifiquen el Tratado.

El TIPAT representa nuevas, como se puede ver con estos ejemplos, el TIPAT representa nuevas oportunidades de negocio en el sector productivo en Asia-Pacífico. Asimismo, profundiza significativamente el acceso de bienes mexicanos al mercado de Japón, particularmente en productos agropecuarios, y consolida nuestras preferencias comerciales con Chile y Perú, socios estratégicos de América Latina.

Permítanme ahora hacer un breve recuento de lo que hemos seguido en la prensa en los últimos casi dos años: después de 25 años, la entrada en vigor del TLCAN, el 16 de agosto de 2017 inició el proceso de negociación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá. Como resultado de una nueva visión que tenía el Presidente Donald Trump respecto al comercio internacional y las relaciones comerciales en América del Norte, la negociación del Tratado implicó retos importantes para los tres países, particularmente para México.

A pesar de las distintas posturas de la negociación, fuimos capaces en los dos gobiernos, tanto el gobierno anterior como el gobierno del Presidente López Obrador, fuimos capaces de establecer un nuevo marco jurídico para la integración económica de América del Norte, que nos permita apuntalar la competitividad de la región a nivel internacional.

Después de 28 meses de negociación, el 10 de diciembre de 2019, se llevó a cabo en Palacio Nacional de la Ciudad de México la ceremonia de firma del Protocolo de Enmienda del T-MEC. Dos días después, el 12 de diciembre del 2019, el Senado de México aprobó el Protocolo Modificatorio del T-MEC, un Acuerdo Paralelo entre México y los Estados Unidos sobre medio ambiente, y un Acuerdo de Cooperación Ambiental y Verificación Aduanera.

En el caso de Estados Unidos, como hemos seguido en la prensa, el 19 de diciembre del año pasado, con una votación de 385 votos a favor y 41 en contra, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó la Ley de Implementación del T-MEC también conocida como HR5430.

El 16 de enero de este año, después de pasar por los comités de esta Cámara involucrados, el proyecto de ley se envió al pleno del Senado para su consideración, donde ese mismo día se aprobó por 89 votos a favor, y 10 en contra.

El 29 de enero pasado se realizó en la Casa Blanca la ceremonia de firma del Decreto Presidencial del T-MEC por parte del Presidente Donald Trump.

En Canadá, el tercer socio de este acuerdo, el 21 de enero pasado el Ministro Justin Trudeau anunció su voluntad de agilizar el proceso de aprobación del T-MEC en su implementación en el Parlamento canadiense.

El 21 de enero se presentó la iniciativa de ley de implementación a la Cámara de los Comunes, incluye un procedimiento de tres lecturas. Una vez que concluya el proceso ante dicha Cámara, la Ley de Implementación se sujetará a un proceso similar en el Senado.

Aprobada la Ley de Implementación en ambas cámaras, ésta deberá ser suscrita por la Gobernadora General para que el Gobierno emita una orden ejecutiva autorizando la ratificación del Tratado.

Todo esto se los cuento para dar una idea de cuáles son los pasos que faltan para la entrada en vigor del T-MEC.

Se espera que la Ley de Implementación canadiense se apruebe a más tardar a principios de marzo del 2020 y que el intercambio de notas diplomáticas entre los tres países se realice en las semanas subsiguientes para que tengamos una entrada en vigor del T-MEC a inicios del segundo semestre de este año.

La Ley mandata a la Secretaría de Economía como la encargada de coordinar las acciones del gobierno federal para la implementación del T-MEC.

Para avanzar, hemos estado llevando a cabo una revisión profunda de nuestro marco legal para cumplir con los compromisos del Tratado.

Como resultado de esta revisión, y en estrecha colaboración con el Senado de la República y la Cámara de Diputados, el Congreso mexicano discutirá en el actual periodo de sesiones iniciativas de ley para actualizar nuestra legislación en materia de propiedad industrial, derechos de autor, grabación no autorizada de películas, variedades vegetales, infraestructura de la calidad y disposiciones relacionadas a los impuestos de comercio, a los impuestos de exportación e importación, entre otras.

Asimismo, estamos trabajando conjuntamente con nuestros colegas de otras dependencias y de los gobiernos de Estados Unidos y Canadá, para avanzar en aquellas acciones de implementación en los tres países que permitan que T-MEC pueda entrar en vigor, ya les decía a ustedes, a mediados de este año.

Siendo esta ya larga introducción de contexto, quisiera llegar a la última parte de mi presentación, de por qué realizar un Seminario sobre el T-MEC y el TIPAT. Y la línea fundamental tiene que ver con la importancia que nosotros queremos dar a una información precisa y clara, dar a conocer a los exportadores, a los importadores, a los industriales, detalles de contenido de estos tratados, para que sean aprovechados plenamente, y que podamos realmente, que estos tratados se traduzcan en crecimiento, se traduzcan en un bienestar en la economía mexicana.

Así es que sean bienvenidos, me es muy grato darles la bienvenida al Seminario que inicia el día de hoy. Es un esfuerzo, ya les decía yo, de la Secretaría de Economía, que la Secretaría de Economía realiza junto con el Senado de la República, y aquí mi reconocimiento al Senador Ricardo Monreal, que aceptó de manera muy entusiasta la idea, y también no solamente aceptó colaborar, sino también pedirles a muchos de los asesores del propio Senado que estuvieran pendientes de este Seminario.

Tuvimos una respuesta extraordinaria, está llena la sala y está cerrada la inscripción para las segundas sesiones. Es decir, no solamente ya tenemos lleno este día, sino la segunda sesión, esperemos que sea así en las subsiguientes.

El seminario estará confirmado de 15 sesiones, que se impartirán en esta sede todos los miércoles de ocho a diez de la mañana. En cada sesión, expertos y autoridades competentes analizarán los principales aspectos del T-MEC, así como su relación con sus compromisos correlativos, al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico.

Les comento que, a partir del mes de junio de 2019, además del seminario, hemos aunado otro esfuerzo de divulgación y este se refiere al reporte T-MEC. Un boletín electrónico que da a conocer en forma concisa el contenido del articulado y temas relacionados con el tratado. A la fecha se cuenta con 31 números en línea.

Todos aquellos interesados, bastará con que ingresen a la página de la Secretaria y ahí encontrarán la liga correspondiente al boletín T-MEC, dónde podrán encontrar de manera sintética el contenido de los tratados, las características principales y también ligas al texto del tratado mismo; para aquellos que estén interesados en profundizar.

Esta estrategia de difusión la estamos haciendo ahora previo a la entrada del T-MEC, con la intención de que esta sea una oportunidad para que los interesados sepan aprovechar tanto el T-MEC como el TIPAT, puedan conocerlos, disipen sus dudas, preparen o difundan entre sus socios o colegas ya que para la Secretaria de Economía es fundamental que tanto el T-MEC como el TIPAT y todos los tratados de libre comercio de México se aprovechen cabalmente por el sector productivo mexicano.

Para la Secretaria de Economía es vital dar a conocer el marco normativo que regirá nuestras relaciones comerciales con nuestros vecinos del norte a partir de este año.

Solo resta pedir al sector privado que aproveche las oportunidades que brinda los tratados comerciales que México suscribe. Acérquense a la Secretaría. Estamos aquí para orientarlos y apoyarlos, para que utilicen los tratados comerciales en su beneficio y exploren los mercados en beneficio de sus empresas, de sus trabajadores y al final de cuentas de México.

El comercio exterior es un motor del crecimiento de la economía mexicana y genera bienestar para todos los mexicanos.

Creemos que el sector exterior de México ha sido esta palanca de desarrollo y queremos que esta palanca de desarrollo se conjunte con los esfuerzos por fortalecer a la economía interna, al mercado interno y con ello entonces lograr esta sincronía entre las fuerzas globales de la economía y la potencia de los sectores internos de México.

Nuevamente bienvenidos, muchas gracias, les deseo el mejor de los seminarios. Que todos ustedes aquí encuentren respuestas a sus dudas y que se lleven otras dudas más para que estudien el tratado, para que nos pregunten, para que establezcamos estos enlaces y estos vínculos entre el sector productivo, el sector académico y que sea a través de este diálogo que podamos hacer mejor uso de estas importantes herramientas de política comercial.

¡A todos muy buenos días!