• En lo que va de la actual administración, se han destruido 400 millones de cigarros ilícitos, lo que representa una evasión fiscal de más de 800 millones de pesos.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a través del Servicio de Administración Tributaria (SAT) en coordinación con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) inició en Ocotán, Zapopan, Jalisco, la destrucción de más de 10 millones de cigarros introducidos ilegalmente al país.

En este acto, se realizó también, por primera vez, la destrucción de 49 toneladas de tabaco en rama, con lo que se podrían producir más de 59 millones de cigarrillos y, al considerar que un cigarro pirata se comercializa en 50 centavos de pesos en el mercado informal, la mercancía destruida representa un valor aproximado de más 29 millones de pesos, y una omisión de impuestos de más de 120 millones de pesos. 

El jefe del SAT, Osvaldo Santín Quiroz, dijo que este evento deja de manifiesto dos características fundamentales de la visión del SAT: la primera de ellas, es que, a través de la cooperación interinstitucional tanto con otros organismos de gobierno como con las cámaras empresariales, se pueden dar mejores resultados a la sociedad.

La segunda característica, es la convicción de combatir la ilegalidad ya que solo teniendo un estado de derecho eficaz se pueden generar mejores condiciones de desarrollo. El SAT tiene como mandato asegurar el cumplimento de la ley en dos ámbitos, el fiscal y el aduanero, y, por lo tanto, refrenda su compromiso con la sociedad para asegurar un suelo parejo a todos los actores económicos.

Por su parte, el Comisario Pedro Hernández Hernández, Coordinador Estatal de la Policía Federal en Jalisco, manifestó que este tipo de resultados envían un mensaje claro de que la coordinación de las instituciones permitirá abatir las conductas que vayan en contra de las normas y afecten a los ciudadanos y a la economía del país.

En su mensaje, Daniela Ortíz Mendoza, representante del Consejo Nacional de la Industria Tabacalera (Conainta) señaló que estos eventos demuestran la efectividad de la cooperación entre autoridades e iniciativa privada y que hasta el momento en que los cigarros ilegales se destruyen, es cuando realmente se termina la cadena de suministro de estos productos.

Al evento de destrucción asistieron también Federico Chávez Domínguez, presidente de Index Occidente, Manuel Lorenzo Hernández Gutiérrez, presidente de Agentes Aduanales de Guadalajara y Luis Eduardo Lara Gutiérrez, Administrador General de Auditoría de Comercio Exterior del SAT.

Con estas acciones, el SAT refrenda su compromiso de trabajar coordinadamente con otras instituciones públicas y privadas para combatir frontalmente las conductas que atentan contra la salud de la población.