Para mejorar la calidad de la información que se recibe del contribuyente y con ella poder ofrecer mejores servicios, a partir del 1 de julio de 2017 entró el vigor la nueva versión de la factura y a partir del 1 de enero de 2018 su uso es obligatorio para todos los contribuyentes.

La emisión de facturas con el Complemento para Recepción de Pagos será opcional hasta el 31 de marzo del 2018 y el proceso de aprobación para la cancelación de facturas electrónicas entrará en vigor el 1 de julio del 2018.

Como resultado del dialogo con los contribuyentes y para no afectar su actividad económica, hasta el 30 de junio de 2018, en caso de que exista un posible error o discrepancia al registrar la clave de unidad de medida o clave de producto o servicio, el SAT no lo considerará infracción.

Las adecuaciones que se están haciendo al esquema de facturación permitirán eliminar en los próximos años declaraciones informativas, ofrecer declaraciones mensuales pre llenadas de IVA, ISR y IEPS, así como reducir los requerimientos en materia de contabilidad electrónica.

Actualmente el SAT recibe 20 millones de facturas diarias y de ellas 99% se emiten con la nueva versión.