Los primeros caso se originaron en la Ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, China