Cada año durante el invierno, existe un incremento de las infecciones respiratorias de las vías aéreas superiores como la influenza, y aunque ocurre principalmente en los meses de otoño e invierno, el inicio y la duración de la temporada puede variar año con año, ya que podría iniciar comúnmente en octubre y extenderse quizá hasta marzo del año siguiente, pudiendo llegar a alcanzar su pico máximo en los meses de enero y febrero.   Por ello, la Secretaría de Salud difunde información por diferentes medios sobre las medidas preventivas, como el lavado de manos y la vacunación, así como la importancia de no auto medicarse y acudir a las unidades de salud para su atención