Los estándares de comportamiento están alineados a los principios de legalidad, objetividad, profesionalismo, honradez, lealtad, imparcialidad, eficienda, eficacia, equidad, trasparencia, economía, integridad, competencia por mérito, disciplina y rendición de cuentas.