/cms/uploads/image/file/333085/Esquema-Nacional-de-Vacunacion-2015.jpg

/cms/uploads/image/file/337867/esquema_1.jpg

¿Cuál es el lugar correcto donde deben vacunarte o vacunar a algún miembro de tu familia?

/cms/uploads/image/file/337868/esquema_2.jpg

¿Qué debes hacer en caso de que NO te hayas aplicado o le hayan aplicado alguna vacuna en el tiempo establecido a tu hija o hijo?

Acudir inmediatamente a tu Unidad de Salud más cercana con la Cartilla Nacional de Salud correspondiente y aplicarte o aplicarle las vacunas a tu hija o hijo de acuerdo a las instrucciones del personal de salud.

Recuerda que es muy importante para la salud que se completen los esquemas de vacunación para evitar enfermedades.

Si no cuentas con tu Cartilla Nacional de Salud, acude a la Unidad de Salud, ahí se te proporcionará información y se te repondrá tu cartilla correspondiente.

¿Qué hacer cuando acudas a vacunar a tu hija o hijo?

Cuando acudas a vacunar a tu hija(o) mantén la calma, tu actitud le dará tranquilidad. Infórmate con el personal de salud sobre los beneficios y posibles reacciones de las vacunas que va a recibir.

Dale las explicaciones necesarias y bríndale tranquilidad, es necesario explicarle qué le va a suceder. Evita mentirle,  no le ocultes la verdad, aunque sea pequeño comprende perfectamente, explícale con palabras sencillas. Menciónale que puede dolerle, pero que se trata sólo de unos segundos y que las vacunas son necesarias para que se mantenga protegido y saludable.

Nunca lo amenaces ni lo hagas sentir una víctima. “Si te portas mal, te llevaré al doctor para que te vacunen”, “Pobrecito, mira lo que te están haciendo” y evita preguntarle si le duele. No le pidas "que se aguante como las machas y los machos" y que no llore. Algunas niñas o niños comienzan a llorar cuando saben que los van a vacunar.

No le impidas que llore, acompáñala(o) en todo momento y explícale la importancia de lo que se le va a hacer. Dale confianza y asegúrale que todo estará bien. Aclárale que hay personas que no le gustan las inyecciones, pero que son necesarias.

Trata que la vacunación se realice en un ambiente tranquilo y confiable. Transmítele a tu hija o hijo seguridad y pídele que colabore, acaríciale, sonríele y háblale mirándole a los ojos.

Llévalo a la Unidad de Salud más cercana a tu domicilio y de preferencia a la unidad donde tu hija o hijo recibe atención para que se sienta con confianza. Tu hija(o) se sentirá más cómodo en un sitio conocido.

Acompáñale siempre desde el inicio y hasta el final de la vacunación, recuerda que es un momento muy importante para tu hija o hijo, esto evitará que sienta angustia y temor, si crees que tú te pondrás nerviosa o nervioso, pídele a un familiar que lo acompañe.

En caso de que le prometas “un regalo” es muy importante que cumplas.

Al final de la vacunación abraza a tu hija o hijo, bésale y reconfórtale, tus caricias son el mejor regalo que puedes darle.

Planear algo agradable para después de la vacunación hace que los niños focalicen su atención en una situación diferente, y puede ayudarlos a sentir menos temor para las próximas ocasiones.

Presta atención a las indicaciones del personal de salud con la finalidad de seguirlas al pie de la letra.

Cumplir con todas las recomendaciones hará de tu hija(o) una niña(o) sana(o).