Las tecnologías para la salud son fundamentales en la prestación de los servicios de salud. Su adecuada evaluación y gestión constituyen, para cualquier sistema de salud, un tema crucial para contribuir al logro de la eficiencia y efectividad en la atención médica y al acceso efectivo a los servicios de salud con calidad. Los sistemas de salud requieren garantizar la salud de la población con recursos disponibles y necesidades cada vez mayores. Una importante proporción de recursos financieros se emplea en tecnologías para la salud, por lo que el hecho de tomar las mejores decisiones sobre las tecnologías a utilizar para lograr los mejores y más efectivos resultados en salud se vuelve imprescindible, así como su adecuada gestión para la prestación de servicios médicos.

Adicionalmente, es fundamental establecer un modelo de atención a la salud que permita avanzar hacia la cobertura universal efectiva a través de garantizar, tanto la calidad en la prestación de los servicios médicos, como una asignación eficiente de los recursos dentro de los cuales se encuentran las tecnologías para la salud.

El Programa de Acción Específico 2013 – 2018 “Evaluación y gestión de tecnologías para la salud” aporta elementos importantes que contribuyen en mejorar la equidad en la asignación de los recursos financieros para la atención médica, así como coordinar la generación y difusión de la información sobre tecnologías en salud en términos de su costo-efectividad.

Una adecuada evaluación y gestión tecnológica, además de impactar en la asignación de los recursos financieros, incide positivamente en el acceso efectivo de éstas a la población, en la seguridad del paciente, en la efectividad del tratamiento y por ende, en la calidad de los servicios de salud.