Se reconoce que la hipoacusia infantil constituye un importante problema de salud al limitar la evolución del lenguaje y afectar el desarrollo emocional y social del niño pero, un diagnóstico temprano y un tratamiento oportuno, pueden atenuar su impacto.