De las 153,840 mil personas que fallecieron por estas cinco causas de lesiones accidentales, 20.8% fueron niñas y niños menores de 10 años, 9.4% adolescentes de 10 a 19 años y 22.5% personas adultas mayores.

Tan solo en 2015, se registraron un total de 9,796 fallecimientos por asfixias, ahogamientos, caídas, quemaduras y envenenamientos e intoxicaciones, 4.9% mayor a 2014 (esto es, 454 personas fallecidas más). Se presentó un incremento de 10.9% en la tasa de mortalidad por envenenamientos e intoxicaciones, de 9.1% en la tasa de quemaduras y de 7.8% en la tasa de mortalidad por asfixias. Las tasas de mortalidad por ahogamientos y por caídas se mantuvieron prácticamente igual.

Del total de personas fallecidas durante 2015 por ahogamientos, asfixias, caídas, quemaduras y envenenamientos e intoxicaciones, 25.1% fueron personas adultas mayores, 17.7% niños y niñas menores de 10 años y 8.0% adolescentes. Mientras que el 46.6% de las caídas fatales ocurren en personas adultas mayores, sólo 11.0% de los ahogamientos ocurren en este grupo de edad. El 4.2% de las caídas fatales ocurrieron en población infantil en comparación con el 37.5% que representó este grupo poblacional en las asfixias. El porcentaje más alto en adolescentes se observó en los ahogamientos fatales, con 20.2%.

A fin de alentar a las autoridades nacionales, estatales y municipales, a las organizaciones de la sociedad civil, la industria y a la población en general a tomar conciencia de la necesidad de actuar en el corto plazo en pro de la prevención de accidentes en grupos vulnerables, colocando a las personas en primer lugar, el STCONAPRA hace público el documento Implementación del Modelo Integral para la Prevención de Accidentes en Grupos Vulnerables en México: Informe de Actividades 2016, así como el Apéndice informativo que concentra los perfiles epidemiológicos de cada tipo de lesión, en cada una de las 32 entidades federativas y a nivel nacional.