La posición geográfica de México, su clima y potencial en el sector hortofrutícola y pecuario, aumenta las posibilidades de incrementar paulatinamente las exportaciones de productos agroalimentarios de calidad a China.

México y China comenzaron a implementar políticas económicas durante los años 80, que les permitieron incrementar los lazos comerciales con otros países. Los cambios en el sistema del comercio exterior, así como las estructuras socioeconómicas de cada país, dieron lugar a una relación comercial entre ambos países que con el paso del tiempo ha crecido y se ha fortalecido.

La amistad, historia y cultura de los dos países son elementos que en estos últimos años ha permitido estrechar los lazos de cooperación, inversión y relaciones comerciales, lo que se complementa con la operación del “Puente Aéreo Henan–Guadalajara”.

Ambas ciudades, Henan y Guadalajara, se encuentran ubicadas estratégicamente para el intercambio agroalimentario. La provincia de Henan se ubica en el centro de la nación asiática, con más de 106 millones de habitantes y una estratégica conectividad en transporte que alcanza una cobertura de alrededor de 700 millones de personas.

Los puentes aéreos están dentro de las mejores opciones para el traslado de productos agroalimentarios, y el “Puente Aéreo Henan–Guadalajara” permitirá el transporte de productos agroalimentarios mexicanos a una de las regiones más importantes y con mayor poder adquisitivo de ese país.

La conexión facilitará las exportaciones de carne de res, cerdo, melón, papaya, entre otros productos, además de incrementar el envío de aguacate y frutillas al país asiático.