La garnacha, como podemos notar, no es cualquier fritanga, es decir, no es sope ni gordita, tampoco tlacoyo ni quesadilla, la garnacha es un antojito muy particular.

Aquí te presentamos la descripción de las garnachas de tres diferentes estados:

Garnacha istmeña (del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca), este antojito es característico en esta bella región, y está como muchos de nuestros platillos, hecha de maíz. Consiste en una memela (tortilla pequeña y gorda) frita en abundante aceite, ya doradita, se retira del aceite y se agrega carne (de res) deshebrada, cebolla picada, salsa roja, queso rallado y col (repollo) reposada en vinagre con orégano, sal y limón.

Garnacha orizabeña (de Orizaba, Veracruz), estas consisten en tortillas de maíz fritas en manteca, bañadas de salsa roja caliente, sobre la que se coloca papa cocida, carne deshebrada y cebolla cruda.

Garnacha poblana, son unas tortillitas ovaladas (chalupitas), untadas en manteca cocidas en comal, a las que se les agrega una cucharada grande de la salsa verde o roja y por último carne deshebrada y cebolla picada. Se rocían con la manteca sobrante y se sirven bien calientes.

Deliciosas ¿o no? Y para poder prepararlas, tenemos que México siembra en su extenso territorio, maíz suficiente para preparar todos los platillos que tengan como ingrediente principal este grano, y estamos hablando de casi 25 millones de toneladas, ubicándonos en el 7° lugar a escala mundial.

Respecto a la carne, tenemos una producción nacional de casi más de dos millones de toneladas de carne de bovino en canal, siendo Veracruz y Jalisco los productores líderes de este alimento.