México es un actor cada vez más relevante en las cadenas globales de valor. El país tiene una participación creciente en algunos de los sectores más importantes de la economía global. Sin ir muy lejos, es muy probable que el vehículo en el que usted se transporta en este momento, el avión que tomó hace unas semanas, el equipo de cómputo y el telé- fono celular que utiliza hayan sido manufacturados en México o contengan piezas producidas en nuestro país.

México es un aliado estratégico en los planes de expansión de las firmas globales más importantes gracias a sus ventajas competitivas, entre ellas: estabilidad macroeconómica, mercado interno en crecimiento, certidumbre jurídica, ubicación estratégica, talento altamente capacitado y experiencia en manufactura de media y alta tecnología. Todo esto conforma una plataforma única y muy competitiva para el comercio internacional y la inversión, que confirma que México es oportunidad.