Aunque en esa época la celulitis y la gordura eran parte del concepto de belleza y sensualidad femenino, actualmente es considerada como un problema estético originado por diversos factores.

La celulitis, que también se conoce como piel de naranja,“es una alteración de la piel y del tejido graso, cuyo término médico apropiado es dermopaniculopatía de evolución edematofibrosa (DEF)” precisó para Brújula de compra la doctora Blanca Miller, presidenta de la Sociedad Mexicana Científica de Medicina Estética (SMCME).

Según la SMCME este padecimiento afecta a 29 millones (95%) de mexicanas entre los 15 y 49 años de edad.
Si bien los antecedentes familiares, los problemas de circulación sanguínea, los niveles hormonales y el tipo de alimentación hacen a las mujeres más propensas a tener o desarrollar la celulitis, los hombres también la padecen, aunque en menor proporción, de acuerdo con la Fundación Mexicana de Dermatología.

Por eso es recomendable acudir con un médico que no solamente atienda el problema estético que representa, sino que detecte y combata oportunamente algunas enfermedades que podrían estar relacionadas.

La celulitis clínicamente se clasifica en cuatro fases que van desde la no perceptible hasta la “piel de naranja”, con presencia en abdomen, glúteos y pantorrillas. En ocasiones puede presentar dolor al tacto o incluso sin tocarla. 

Los especialistas coinciden en que este padecimiento disminuye la autoestima de las mujeres, pues no todas se atreverían a decir “tengo celulitis ¡y qué!”, como afirmó recientemente Kim Kardashian modelo y actriz estadounidense.

LOS TRATAMIENTOS

A veces da la impresión de que en el mercado existen tantos tratamientos como mujeres con celulitis. Puedes encontrar procedimientos y productos que prometen su diminución o eliminación mediante el uso tópico, oral o una combinación de ambos.

Las opciones van desde la ingesta de pastillas y la aplicación de cremas hasta los tratamientos integrales que incluyen una valoración clínica previa y emplean aparatos, además de cremas, geles y lociones.

La celulitis puede ser tratada por diversos especialistas, ya sea en medicina estética, dermatología, angiología o medicina interna comentó la doctora Mónica Núñez Gonzáles, vicepresidenta de la SMCME.

Agregó que “los tratamientos pueden y deben combinarse. Lo adecuado es que la integración se haga por médicos calificados y especializados en la materia”.

Sin duda, la búsqueda del tratamiento adecuado no es fácil, para la doctora Miller, “es necesario partir de un diagnóstico médico acorde a la historia clínica y examen físico de cada paciente; además cada uno de los procesos que se encuentran en el mercado van de la mano con un cambio en el estilo de vida: actividad física, alimentación adecuada y vigilancia médica”.

Si te interesa conocer los procesos a detalle, ingresa en el siguiente enlace.

¿PRODUCTOS O TRATAMIENTOS?

La celulitis es un proceso crónico que se puede tratar, pero no se erradica definitivamente. La duda suele ser si combatirla con algún producto o acudir con un especialista.

Para investigar sobre la primera opción, visitamos tiendas de autoservicio y departamentales, así como farmacias especializadas, y encontramos 23 productos para la celulitis.

La oferta se concentra en cremas y geles, pero también existen desde jabones de $30 hasta aparatos de $1,499, además de sprays, aceites y cápsulas. El precio promedio por producto es de $448.

En las tiendas departamentales hay más variedad de marcas y productos que deben solicitarse en el mostrador. Los precios van de $100 a $1,000.

En las tiendas de autoservicio los productos están disponibles en anaqueles y los encuentras desde $30 hasta $90, en tanto que en las farmacias los precios oscilan entre $200 y $750.

Cabe mencionar que solo se consideraron los productos exclusivos para el tratamiento de la celulitis, pues también existen en el mercado otros que además combaten estrías, flacidez, grasa, várices, etcétera.

Por otra parte, contactamos vía telefónica a poco más de un centenar de establecimientos y todos nos comentaron que los tratamientos incluyen masajes manuales (drenaje linfático) o aparatos, además de la aplicación de productos como gel, crema o loción.

Las técnicas más comunes son radiofrecuencia, vacumterapia, ultrasonido, fototerapia y láser, mientras que los productos van desde vendas frías hasta sales y algas marinas. En promedio cada tratamiento utiliza tres técnicas y dos productos.

El precio promedio de estos tratamientos es de $6,500 y se requiere que asistas de 10 a 12 sesiones (de una hora) por un mes, ya que las sesiones son cada tercer día.

En caso de que la consumidora no quede satisfecha con el tratamiento, 38% de los establecimientos ofrecen al cliente algún tipo de garantía, como se observa en la gráfica:

 

Ofrece garantía

Fuente: Sondeo a establecimientos donde se realizan tratamientos para la celulitis. Profeco, 2011. 
 

QUÉ OPINAN ELLAS
 

Para conocer cómo se atendieron las mujeres este padecimiento, ya sea con tratamientos o productos, realizamos un sondeo en línea. A continuación te mostramos los resultados:

La mayoría de las participantes ha adquirido algún producto (gel, crema o emulsión) para la celulitis y su elección se basa principalmente en la publicidad.

La percepción de las mujeres es que la celulitis disminuye mucho cuando se realizan un tratamiento con un especialista y no ven tanta mejoría cuando ellas mismas se aplican un producto, como se observa en la siguiente gráfica.

bol193 celulitis

Fuente: Sondeo en línea para conocer cómo las mujeres se atendieron la celulitis. Profeco. 2011

El gasto promedio en tratamientos es de $5,000 por un mes y medio (de 9 a 12 sesiones). Quienes utilizan productos generalmente adquieren hasta tres y gastan $1,200. Consulta los resultados completos de los sondeos a proveedores y usuarios de los tratamientos para la celulitis en este enlace.

ASPECTOS LEGALES

Los establecimientos que brindan tratamientos contra la celulitis solo requieren aviso de funcionamiento y no licencia sanitaria, de acuerdo con la Comisión Federal Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), salvo que practiquen cirugías médicas (artículo 198, fracción V y 200 bis de la Ley General de Salud).

Además, “los productos empleados en los tratamientos contra la celulitis requieren de autorización sanitaria cuando contengan ingredientes activos que sobrepasen los límites permitidos para productos cosméticos. La vía de administración inyectable por sí misma requiere registro sanitario”, comentó a Brújula de Compra la doctora María Guadalupe Chávez López, subdirectora ejecutiva de Servicios de Salud y Dispositivos Médicos de la Cofepris.

Explicó que algunos equipos para uso en cosmetología no requieren de registro, en virtud de que no están catalogados como insumos para la salud. Sin embargo, en su publicidad no podrán otorgarle propiedades preventivas, de rehabilitación ni terapéuticas. Los aparatos láser empleados para combatir la celulitis, por el riesgo inherente del equipo, sí requieren de registro sanitario como “Equipo médico”.

RECOMENDACIONES

Si te interesa someterte a un tratamiento contra la celulitis, debes estar consciente de que es prolongado y no existe una solución mágica para eliminarla.

Al momento que decidas combatirla, toma en cuenta que el mejor tratamiento es el que se determina con un conocimiento previo de tu historia clínica y una valoración física.

Considera que los hábitos de vida, la genética y el género en sí mismos son determinantes para el desarrollo de este problema estético. Todo lo anterior explica el bajo nivel de buenos resultados de las cremas que se autoaplican algunas personas.

Recuerda que, en un tratamiento invasivo o no, es tu salud la que está en juego. Sigue las recomendaciones que te proporcione el responsable del tratamiento, adicionalmente te sugerimos:

Prefiere los establecimientos que realizan una historia clínica, porque algunos tratamientos no son recomendables para personas que padecen de presión alta o que tienen marcapasos.

En caso de requerir varias sesiones, pregunta si puedes recuperar o reprogramar alguna sesión perdida y si implica algún costo adicional.

Antes de elegir cualquiera de estos tratamientos infórmate sobre lo que no incluyen.

Prefiere los establecimientos que te ofrecen una garantía por escrito, la cual deberá ser acorde con el artículo 78 de la Ley Federal de Protección al Consumidor.

Evita la automedicación o adquirir “productos milagro”. Recuerda, si es rápido y fácil no funciona. No te dejes llevar por la publicidad, mejor acude con un especialista.

A DÓNDE ACUDIR

En caso de que el servicio ponga en riesgo tu salud puedes notificarlo a la Cofepris a los teléfonos 5080 5474 o al 01 800 033 5050 www.cofepris.gob.mx.

Por incumplimiento en la prestación del servicio, preséntate en la delegación más cercana de Profeco o llama al 5568 8722 en la Ciudad de México o al 01 800 468 8722 desde cualquier otro lugar de la república.

Si utilizas este material, por favor cita al boletín electrónico Brújula de compra de Profeco.

Por Alma Beade Ruelas