MODERADOR: Damas y caballeros, se encuentra con nosotros el presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas, quien se dirige a saludar a nuestro lábaro patrio que custodian las escoltas de bandera del Heroico Colegio Militar, de la Heroica Escuela Naval Militar y del Colegio del Aire.

MODERADORA: Damos inicio a esta ceremonia con los honores correspondientes al presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

(HONORES)

MODERADOR: Preside esta ceremonia conmemorativa al 111 Aniversario de la Marcha de la Lealtad el presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y comandante supremo de las Fuerzas Armadas, licenciado Andrés Manuel López Obrador.

MODERADORA: Lo acompañan en el presídium:

La doctora Beatriz Gutiérrez Mueller, esposa del presidente de México.

MODERADOR: General Luis Cresencio Sandoval González, secretario de la Defensa Nacional y alto mando del Ejército y Fuerza Aérea.

MODERADORA: Almirante José Rafael Ojeda Durán, secretario de Marina y alto mando de la Armada de México.

MODERADOR: Doctor Martí Batres Guadarrama, jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

MODERADORA: Licenciada Rosa Icela Rodríguez Velázquez, secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana.

MODERADOR: Maestra Raquel Buenrostro Sánchez, secretaria de Economía.

MODERADORA: Doctor Víctor Manuel Villalobos Arámbula, secretario de Agricultura y Desarrollo Rural.

MODERADOR: Licenciado Jorge Nuño Lara, secretario de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes.

MODERADORA: Maestro Roberto Salcedo Aquino, secretario de la Función Pública.

MODERADOR: Licenciada Leticia Ramírez Amaya, secretaria de Educación Pública.

MODERADORA: Maestro Marath Baruch Bolaños López, secretario del Trabajo y Previsión Social.

MODERADOR: Licenciada Alejandra Frausto Guerrero, secretaria de Cultura.

MODERADORA: Licenciado Miguel Torruco Marqués, secretario de Turismo.

MODERADOR: Doctora Nadine Gasman Zylbermann, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres.

MODERADORA: Licenciado Salvador Rueda Smithers, director del Museo Nacional de Historia.

MODERADOR: Licenciada Cecilia Genel Velasco, directora del Museo Nacional de las Intervenciones.

MODERADORA: Y licenciada Mónica Pacheco Skidmore, directora ejecutiva del Bosque de Chapultepec.

MODERADOR: También contamos con la distinguida presencia de funcionarios y generales de las secretarías de la Defensa Nacional y de Marina, así como de la Guardia Nacional.

MODERADORA: Director del Centro Nacional de Inteligencia.

MODERADOR: Directores del Heroico Colegio Militar, de la Heroica Escuela Naval Militar y del Colegio del Aire.

MODERADORA: Generales y almirantes en situación de retiro.

MODERADOR: Generales que se desempeñaron como directores del Heroico Colegio Militar.

MODERADORA: Directores generales de las armas y servicios.

MODERADOR: Agregados militares, navales y aéreos acreditados en nuestro país.

MODERADORA: Directores de planteles del sistema educativo militar.

MODERADOR: Invitados especiales.

MODERADORA: Estudiantes de planteles de educación básica y media superior de la Secretaría de Educación Pública.

MODERADOR: Generales, almirantes, comisarios, jefes, capitanes, inspectores, oficiales, cadetes, tropa, marinería y escala básica pertenecientes al Ejército Mexicano, Fuerza Aérea Mexicana, Armada de México y Guardia Nacional.

MODERADORA: Así como representantes de medios de comunicación y quienes nos siguen por internet a través de las redes sociales.

Reciban todos la más cordial bienvenida.

MODERADOR: Favor de ponerse de pie. El comandante supremo de las Fuerzas Armadas pasará lista de honor a los Héroes de 1847 y 1914.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Del Heroico Colegio Militar:

Teniente Juan de la Barrera.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Juan Escutia.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Agustín Melgar.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Vicente Suárez.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Fernando Montes de Oca.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Francisco Márquez.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: De la Heroica Escuela Naval Militar:

Teniente José Azueta.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Cadete Virgilio Uribe.

VOCES A CORO: ¡Murió por la patria!

MODERADORA: Se les invita a tomar asiento. Escuchemos las palabras que dirige el general Luis Cresencio Sandoval González, secretario de la Defensa Nacional y alto mando del Ejército y Fuerza Aérea.

LUIS CRESENCIO SANDOVAL GONZÁLEZ, SECRETARIO DE LA DEFENSA NACIONAL: Licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente de México y comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

Doctora Beatriz Gutiérrez Mueller, esposa del señor presidente.

Almirante José Rafael Ojeda Durán, secretario de Marina.

Licenciado Martí Batres Guadarrama, jefe de gobierno de la Ciudad de México.

Distinguidos integrantes del presídium.

Compañeras, compañeros del Gabinete de la República.

Funcionarios de las diferentes dependencias de la Administración Pública Federal.

Agregados de Defensa, militares, aéreos, navales y policiales acreditados en nuestro país.

Funcionarios de las secretarías de la Defensa Nacional y de la Secretaría de Marina.

Invitados especiales.

Compañeros de armas del Ejército, Fuerza Aérea, Armada y Guardia Nacional.

Jóvenes cadetes.

Representantes de los medios de comunicación.

A todos, muy buenos días.

La historia del país nos permite recordar los hechos del pasado y su relevancia en cada etapa del devenir nacional, dimensionar la importancia y trascendencia de su legado, y con ello comprender de una manera más precisa y completa la realidad actual.

Justamente en este emblemático alcázar de Chapultepec conmemoramos uno de los más significativos episodios de nuestra historia, que se suscitó hace 111 años, la Marcha de la Lealtad, acto que reforzó la herencia de la más grande virtud que distingue a las Fuerzas Armadas de México: la lealtad institucional.

Primeramente, hay que señalar que el Apóstol de la Democracia conocía bien la historia de lealtad de los hijos del Colegio Militar. Muestra de ello quedó grabada para la posteridad en uno de sus discursos dirigidos a los cadetes a tan sólo tres días después de haber asumido la Presidencia de la República justo aquí en este castillo el 9 de noviembre de 1911, exponiéndoles, al final de este, lo siguiente:

‘Aquí, en medio de vosotros, protegido por ustedes, me siento en seguridad absoluta y creo que no hay poder humano que atente contra mí, no porque esto me preocupe personalmente, pues siempre he estado dispuesto a sacrificarme por la patria, sino porque soy el representante de la nación, el primer magistrado de ella. Considero que mi vida debe ser cuidada y creo que no puedo tener mejor defensa que vosotros mismos, que habéis siempre dado pruebas de estar dispuestos a derramar vuestra sangre por las instituciones que habéis estado siempre dispuestos a defender el honor de ellas y la gloria de este colegio de Chapultepec.’

Con estas relevantes palabras, los jóvenes cadetes fortalecieron el compromiso de honor que hasta nuestros días han demostrado los hijos del Colegio Militar al representante de la nación, exaltando una vez más la virtud de lealtad que tuvo su primera prueba en la fortaleza de San Carlos, en Perote, Veracruz, donde abrió sus puertas esta bicentenaria institución educativa.

Recordemos que fue en ese baluarte donde quedó grabada por primera vez la incuestionable lealtad a las instituciones y a la investidura presidencial como primera institución del país, al mantenerse los cadetes de este plantel al lado del gobierno que presidia el general Guadalupe Victoria, a pesar del ultimátum recibido como consecuencia de los disturbios del Plan Montaño en 1827.

Por todo lo anterior, aquel 9 de febrero de 1913, ante la sublevación que alteraba el orden constitucional, el presidente Madero, 15 meses después de aquella primera arenga, se dirigió nuevamente a los cadetes, quienes no dudaron en escoltarlo en columna de honor de este castillo hacía Palacio Nacional y así demostrar al pueblo de México que la confabulación había sido suprimida, legando nuevamente un ejemplo de lealtad institucional, no sólo a las futuras generaciones de militares, sino a todos los mexicanos.

Es así que esta marcha de honor se constituyó una vez más en un referente de lealtad, quedando arraigado como un gen permanente en la naturaleza de toda mujer y hombre que viste el uniforme de la República, virtud que, desde entonces, ha guiado y guiará siempre el rumbo de las Fuerzas Armadas nacionales.

Amable auditorio:

La grandeza de México se cimienta en el conjunto de principios y valores de valientes mujeres y hombres que, con destacadas hazañas, han definido su rumbo, heredándonos un país que tiene como anhelos principales la libertad, la igualdad y la justicia, una nación democrática y en desarrollo que ahora somos.

Aquel 9 de febrero de 1913, los cadetes del Colegio Militar le hicieron saber al pueblo de México con hechos que estaban de lado de la institucionalidad y de la legalidad, y con firme determinación escoltaron a su jefe de Estado para restaurar el orden de la República.

Esa ha sido la premisa con la que las Fuerzas Armadas han acompañado al país en cada etapa de su historia, esa es la esencia con la que evolucionamos a la par de las exigencias actuales para respaldad a las instituciones y contribuir al desarrollo nacional fortaleciendo el Estado mexicano.

La lealtad es más que palabras, más que decir, es hacer. Para nosotros, los militares, es el compromiso inquebrantable con el que cumplimos con determinación nuestras tareas frente a cualquier tipo de circunstancia. Compromiso que se extiende en todas las direcciones, hacia la patria, las instituciones, la sociedad, nuestros superiores, compañeros y en nuestra calidad de comandantes principalmente, también, a los subordinados, valor de amplio significado que no debe pertenecer solo a las Fuerzas Armadas, sino a todos los mexicanos.

De ahí que con la responsabilidad que representa portar el uniforme de la patria, con lealtad, cumplimos con nuestras misiones constitucionales y con las tareas que nos encomienda el mando supremo. Así lo demostramos ante la pandemia provocada por el COVID-19, durante la aplicación del Plan DN-III-E para auxiliar a la población en caso de desastres, como lo hicimos recientemente en Guerrero ante el paso del huracán Otis, en las actividades diarias que se realizan en todo el país para garantizar la seguridad y en la construcción de infraestructura estratégica que tienen como fin el bienestar social.

Es por eso que con determinación y firmeza nos sumamos al llamado nacional y coadyuvamos en diversos proyectos estratégicos, empleando nuestras capacidades, conocimientos y experiencias, porque para el instituto armado el bienestar de la ciudadanía es una prioridad.

Este aporte de las Fuerzas Armadas al progreso nacional desde entonces lo tenía claro el Apóstol de la Democracia, quien en el mismo discurso ya antes mencionado les señaló a los cadetes lo siguiente:

‘Este colegio ha dado buenos frutos, porque los alumnos que salen de él han sido siempre ciudadanos útiles para la patria en todas las esferas que han prestado sus servicios, ya en el Ejército, ya como ingenieros o ya en los diversos ramos de la actividad humana’.

Esa afirmación del presidente Madero ahora, más que nunca, es una realidad, ya que actualmente 342 militares egresaron del Heroico Colegio Militar y de otros planteles de educación castrense, ocupando diferentes cargos en empresas productivas del Estado, contribuyendo con sus conocimientos, experiencia y profesionalismo al desarrollo colectivo.

Señor presidente:

Ante la alteración del orden constitucional en 1913, el representante de la nación confió plenamente en los hijos del Colegio Militar.

Hoy, a 111 años de aquel significativo suceso y ante los nuevos desafíos que enfrenta la nación, quienes formamos parte de las Fuerzas Armadas le agradecemos a usted, como jefe del Estado mexicano, la absoluta confianza y el respaldo que nos ha brindado durante su mandato. Entendemos que es así porque la historia ha marcado la consciencia nacional que las Fuerzas Armadas son leales a los intereses supremos del país y se conducen con el rumbo que indica el cumplimiento de las aspiraciones, intereses y objetivos nacionales.

Por ello, portando el estandarte de la lealtad institucional como guía y filosofía de vida, seguiremos cumpliendo el mandato constitucional con el compromiso y la responsabilidad que implica servir a la patria.

Como todos los años lo realizamos en este recinto y dentro de la conmemoración del honroso legado de aquella marcha de 1913, ratificamos el compromiso permanente de lealtad a las instituciones democráticas, lealtad a nuestro pueblo, lealtad, gran lealtad a México.

Muchas gracias.

MODERADOR: A continuación, los cadetes Ana Fernanda Pérez Vargas y Andrés Hernández Zúñiga pertenecientes al Heroico Colegio Militar, declamarán la poesía titulada Lealtad absoluta.

ANDRÉS HERNÁDEZ ZÚÑIGA: En la noble sensación de la mañana, un cálido despertar anida la historia de un recuerdo que fue envainado por el filo de aquellos que dieron nombre a tu bandera.

ANA FERNANDA PÉREZ VARGAS: Un levantamiento contra la lealtad de su nación fue conspirado por hombres indignos al uniforme que portaban, motivados por una sensación profana a los valores que redimen al hombre que rescata los colores de este pueblo soberano.

ANDRÉS HERNÁDEZ ZÚÑIGA: Sin embargo, esta sedición fue (falla de audio) en manos del general Lauro Villar.

ANA FERNANDA PÉREZ VARGAS: Fiel protector del recinto en donde reposa la soberanía de esta tierra.

ANDRÉS HERNÁDEZ ZÚÑIGA: Pero estos actos de rebeldía fueron a sonar a los oídos del presidente Francisco I. Madero.

ANA FERNANDA PÉREZ VARGAS: Que en un eminente dictamen hacia los hijos del colegio se embistieron lealmente en armas para la defensa del Apóstol de la Democracia.

ANDRÉS HERNÁDEZ ZÚÑIGA: Entre las laderas de tu castillo.

ANA FERNANDA PÉREZ VARGAS: Y a la monta de un brioso caballo.

ANDRÉS HERNÁDEZ ZÚÑIGA: El hombre que exigió lealtad a sus hijos.

ANA FERNANDA PÉREZ VARGAS: Entonó palabras que avivan el honor.

ANDRÉS HERNÁDEZ ZÚÑIGA: Proclamando la arenga, no solo marcó el inicio de un capítulo en la historia, sino un acto que dio valor a una columna que marchaba por la senda de la democracia.

ANA FERNANDA PÉREZ VARGAS: Y en un grito hacia los jóvenes cadetes que en sinfónico acto de entrega hacia su gente, vitorean por las calzadas de este pueblo capitalino.

ANDRÉS HERNÁDEZ ZÚÑIGA: Y a pesar de que estos infieles insurrectos agredieron en cobarde decisión las filas de tus paladines, calzaron sus armas para pelear contra este levantamiento. ¡Patria!

ANA FERNANDA PÉREZ VARGAS: Escucha el batir de sus fúsiles, firmamento del hombre que se embiste de su gloria. ¡Pueblo!

ANDRÉS HERNÁDEZ ZÚÑIGA: Escrito está tu linaje en los trazos de aquel lienzo bañaron la sangre de los héroes.

ANA FERNANDA PÉREZ VARGAS: Y así como las campanas entonan canticos de alarma, la corneta avisa su llegada. México es la gloria de los niños que algún día dieron la vida por una soberana nación.

ANDRÉS HERNÁDEZ ZÚÑIGA: Con pronta actitud, relevamos tu guardia. En contra de la imposición ahí estuvimos, prestos al toque de alarma y ceñidos para dar afrenta contra cualquiera que acosare el reposo de tu tregua.

ANA FERNANDA PÉREZ VARGAS: Así fue la cúspide de este acto, firme y sustentada por las leyes forjadas.

ANDRÉS HERNÁDEZ ZÚÑIGA: De una batalla que definió la figura, la cual hemos concertado en el amor a nuestro emblema nacional.

ANA FERNANDA PÉREZ VARGAS: Aquel 9 de febrero, en la cima de la eterna lealtad.

ANDRÉS HERNÁDEZ ZÚÑIGA: Acción sublime que reencarna la gloria en sus entrañas, donde yace el linaje que hoy pronuncian en su gloria, lealtad a las alturas de la patria.

MODERADORA: Atendamos con respeto el himno del Heroico Colegio Militar.

(HIMNO DEL HEROICO COLEGIO MILITAR)

MODERADOR: En el marco de esta ceremonia conmemorativa al 111 aniversario de la Marcha de la Lealtad, una compañía de cadetes del Heroico Colegio Militar realizará una salva de fusilería.

(SALVA DE FUSILERÍA)

MODERADORA: Finaliza esta ceremonia con los honores correspondientes al presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos y comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

Se les invita a entonar nuestro Himno Nacional. Al personal civil, se le pide amablemente colocarse en posición de firmes.

(HIMNO NACIONAL)

MODERADOR: El presidente de la República se dirige a las escoltas de bandera para despedirse de nuestro lábaro patrio.

---