Carta a la diputada Dulce María Sauri, presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados