MODERADORA: Preside este evento, Programan Nacional de Reconstrucción, entrega de obras del patrimonio cultural de Puebla, el presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Andrés Manuel López Obrador.

Lo acompañan:

El gobernador constitucional del estado de Puebla, Sergio Salomón Céspedes Peregrina.

La secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero.

La subsecretaria de Ordenamiento Territorial y Agrario de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Edna Elena Vega Rangel.

El director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Diego Prieto Hernández.

La restauradora Begoña Muerza Avendaño.

El trabajador de la construcción, Enrique Padilla Tirado.

El director del centro INAH Puebla, Manuel Villarroel.

Asimismo, damos la bienvenida a los representantes de los medios de comunicación y a quienes nos siguen a través de las redes sociales.

Todas y todos ustedes sean bienvenidos. 

Procedemos con el mensaje de bienvenida a cargo del gobernador del estado de Puebla, licenciado Sergio Salomón CéspedesPeregrina.

SERGIO SALOMÓN CÉSPEDES PEREGRINA, GOBERNADOR DE PUEBLA: Muy buenas tardes.

Señor presidente, sea muy bienvenido a Puebla. Siempre Puebla se viste de fiesta y de esperanza con su visita.

Tenemos el privilegio de ser una de las entidades más visitadas por usted y su mandato, y eso nos llena de alegría. Es un honor tenerla en esta, su casa. Las poblanas y poblanos hoy ven representados en lo que es nuestra enorme diversidad como sociedad y la riqueza milenaria que nos trasciende. Lo recibimos con ilusión en esta ciudad capital que desde 1987 es patrimonio cultural de la humanidad por su gran legado histórico y, por supuesto, arquitectónico, una ciudad que concentra más de dos mil 600 inmuebles que son considerados monumentos artísticos, todos ellos construidos entre los siglos XVI y XX; entre ellos, este hermoso Templo de San Antonio de Padua, en el que nos encontramos.

Para mí es muy importante agradecer a usted, a su gobierno y a todo el equipo de profesionales restauradores por todas las acciones que se están llevando a cabo en favor de la preservación de nuestro patrimonio cultural e histórico, porque rescates como el de este sitio y tantos otros que sean intervenido implican algo que va mucho más allá del rescate, de la infraestructura o las edificaciones.

Invertir en la restauración de estos espacios significa salvaguardar la memoria, la historia de una ciudad o una comunidad y, con ello y más importante, la huella de personas que, como nosotros, hoy transitaron estos lugares, dejando en ellos fragmentos de su vida y testigos de su existencia.

Porque rescatar un templo implica, sin lugar a dudas, reivindicar el relato de los ancestros, padres, abuelos y los abuelos de estos, quienes memoria tras memoria construyeron nuestra identidad cultural.

Sea bienvenido, presidente.

Permítame saludar a la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero. Muchas gracias, secretaria, por todo tu apoyo y gran compromiso; diego Prieto Hernández, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia, muchas gracias; por supuesto de Begoña Muerza Avendaño, de Manuel Villarroel Vázquez, que ha sido un tema fundamental para este trabajo; de Arturo Balandrano Campos, arquitecto, muchas gracias.

Por supuesto, hoy nos honra la presencia del señor arzobispo, don Víctor, quien ha sido fiel testigo y acompañante del trabajo que se hacen el estado.

Los saludo a todas y a todos poblanos y poblanas.

Caminar por el centro histórico de la Puebla de los Ángeles es darse el permiso de escuchar el paso del tiempo murmurando entre sus calles.

Quisiera también, por supuesto, desde aquí enviarle un afectuoso saludo con mucho respeto a una gran poblana por adopción, profesora, investigadora, escritora, especialista en teoría literaria y amplia conocedora de la etapa de la conquista. Ella reivindica la historia no contada, la de los pueblos milenarios sometidos y vejados en contraste con el relato hegemónico del invasor, y me refiero con mucho respeto a la doctora Beatriz Gutiérrez Mueller. Háganos favor, señor presidente, de hacerle llegar nuestros saludos respetuosos, por favor.

El caminar por el centro histórico de la Puebla de los Ángeles es darse el permiso de escuchar el paso del tiempo murmurando entre sus calles, es dejarse impactar por el cúmulo de sus expresiones artísticas de orígenes diversos, lo mismo el paso de nuestros pueblos originarios que el choque cultural con el viejo mundo. Es maravillarse con la expresión criolla y la peninsular, siempre en el marco de la tradición enraizada de estas tierras que ya eran grandiosas y abundantes en espíritu y materia desde mucho antes de la llegada del invasor.

Quien camina a Puebla no puede evitar deslumbrarse por el brillo de sus obras monumentales, como esta de San Antonio de Padua, que se construyó en 1586 por la orden de dieguinos, y tiene el característico estilo poblano en el que destaca la mezcla de ladrillo con azulejos, singular de la arquitectura novohispana del siglo XVI.

Lamentablemente, los sismos del 2017 ocasionaron severos daños en su estructura, por lo que resultaba impostergable su remodelación. Y me permito decirlo acá: ese sismo dejó huellas imborrables para nosotros, pero quien en su momento estuvo a cargo por supuesto que lo olvidó muy rápidamente. Gracias, presidente, por usted tener memoria y poder restaurarlo.

Hoy, gracias a la visión holística y profunda del señor presidente de México, que en su amplio conocimiento de la historia nacional reconoce con toda sensibilidad la importancia de cada expresión de arte y culturas populares, es que podemos dar cuenta de que este, como muchos otros recintos afectados por el sismo, hoy están de pie para seguir contando la historia a través de sus muros, sus salones, sus acabados.

El Programa Nacional de Reconstrucción, emprendido por el gobierno de nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador e implementado con el Instituto Nacional de Antropología e Historia, y supervisado por la Secretaría de Cultura, permite oficializar la restauración completa de templos, recintos y monumentos que forman parte del árbol genealógico de Puebla.

Hasta hoy, gracias a este programa, se han intervenido 187 inmuebles en 61 municipios, en los que han destinado más de 794 millones de pesos, con un avance físico del 86.5 por ciento; recurso federal, recurso del pueblo, pero destinado por el señor presidente Andrés Manuel López Obrador.

Han sido meses de ardua labor, pero de resultados; como puede observarse, son realmente notables. A través de los siglos, la arquitectura ha sido una actividad estrechamente ligada al desenvolvimiento social productivo y cultural de México. 

Desde la época prehispánica hasta el presente, las obras arquitectónicas han contribuido de manera esencial a delinear lo que somos y a la evolución de nuestras culturas. En ese contexto, nuestro estado es poseedor de un patrimonio inmanente de las poblanas y poblanos, ya que ilustra las distintas formas de vida de nuestros habitantes.

Y aquí insisto en la importancia simbólica al recuperar estos espacios, pues se rescatan historias de encuentros y desencuentros, de bienvenidas y de despedidas, pero sobre todo se rescatan las raíces de las comunidades y con ello el recuerdo de las personas. 

Conservar y sistematizar las múltiples para el conocimiento de nuestra historia es una tarea indispensable para cada generación, de ahí que necesitamos esforzarnos para dar un nuevo valor a nuestro patrimonio arquitectónico, a nuestros monumentos históricos, a los archivos que hablan de lo que hemos sido, de lo que hemos transcurrido y lo que hemos enfrentado para ser lo que hoy somos. En este sentido, era urgente realizar acciones de corresponsabilidad para valorar lo que tenemos y aprender a conservar nuestra historia.

En este gobierno estatal, que sigue puntual el ejemplo vivo del presidente bajo la premisa de que todo siempre emana del pueblo y, por tanto, al pueblo nos debemos, tenemos el compromiso de establecer criterios y normas para preservar nuestro patrimonio cultural y arquitectónico desde una visión popular, sobre todo de acceso universal, porque cada espacio, cada edificio y cada templo es ni más ni menos que del pueblo de todas y todos. 

Señor presidente:

Lo que usted rescató con cada una de estas acciones es nuestra memoria como sociedad, el andar de quienes nos antecedieron, el testimonio de los que ya no están, pero, sin duda, estuvieron; lo que usted rescató es esa narrativa que, como estafeta cultural popular, el abuelo pone en sus manos de sus nietas y nietos, logrando así la posteridad.

Gracias, señor presidente, gracias por amar a México, gracias por amar la historia, gracias por permitirnos seguir dejando, a través de estos edificios testimonio de lo que fuimos y, sin duda, de lo que seremos.

Agradezco una vez más con el corazón de cada poblana y cada poblano su respaldo a nuestro pueblo. Le refrendo hasta el último minuto: Puebla seguirá siendo el estado más fiel y más proactivoen este proceso que estamos viviendo, el proceso de una transformación profunda que dignifica día con día al pueblo.

¡Que viva Andrés Manuel López…

¡Que viva Puebla!

¡Y que viva México!

MODERADOR: Procedemos con la proyección del video Programa Nacional de Restauración.

VOZ MUJER: Con el firme apoyo del presidente de México, licenciado Andrés Manuel López Obrador, trabajamos sin descanso por reconstruir el patrimonio cultural afectado por los sismos de septiembre de 2017.

Fueron más de tres mil recintos dañados, principalmente templos que son el corazón de las comunidades del pueblo de México.

En 2023, el presidente autorizó recursos extraordinarios para concluir 926 obras en ocho estados: Chiapas, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Morelos, Oaxaca, Puebla y Tlaxcala. Trabajos que son atendidos por la Secretaría de Cultura, a través de la Dirección General de Sitios y Monumentos Históricos y el INAH, e instancias que forman parte del Programa Nacional de Reconstrucción. Esta cuidadosa y dedicada restauración de recintos y arte sacro se lleva a cabo diariamente de la mano de especialistas y, por supuesto, de miembros de las propias comunidades. 

Se han generado 39 mil empleos, todo un ejército de personas que aman y cuidan su patrimonio.

Durante 2023 y 2024 en el estado de Puebla, en colaboración con el gobierno estatal, se realizan 187 obras con una inversión de 794.2 millones de pesos, y se cuenta ya con un avance de obra de 86.5 por ciento.

Cada vez nos acercamos más a recuperar la totalidad de nuestros tesoros dañados por el desastre natural y por la falta de mantenimiento de años anteriores.

Para esta tarea, y gracias al presidente, se han invertido más de 10 mil millones de pesos, una cifra histórica.

La reconstrucción de nuestro país también es cultural y no nos detendremos hasta que cada pieza, recinto y espacio histórico sea plenamente restaurado, recuperando su belleza, su simbolismo y el valor incalculable que tiene para sus comunidades.

(FINALIZA VIDEO)

MODERADOR: A continuación, el presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Andrés Manuel López Obrador, hará entrega de constancias de conclusión de obra a representantes de las comunidades.

Se entrega constancia de conclusión de obra del Templo de San Antonio, al presbítero Pedro Alejandro Medina. 

Recibe por la conclusión de obra del Templo de San Pedro y San Pablo, Esteban Durán Martínez. 

Se entrega constancia de conclusión de obra del Templo de San Diego de Alcalá a Porfirio Nila Limón. 

Recibe constancia por la conclusión de la obra del Exconvento de San Juan Bautista, Cecilia Margaona. 

Se entrega constancia de conclusión de obra del retablo mayor de la Capilla de la Purísima Concepción, al presbítero José Luis Cadena Hernández.

Por último, recibe constancia por la conclusión de obra del templo parroquial de Santiago Apóstol, Carlos Cásares. 

A continuación, hace uso de la palabra la secretaria de Cultura, licenciada Alejandra Frausto Guerrero.

ALEJANDRA FRAUSTO GUERRERO, SECRETARIA DE CULTURA: Muy buenas tardes. Es una enorme alegría estar en este barrio de San Antonio, este barrio fundacional de Puebla, un barrio indígena, un barrio en donde existen múltiples leyendas, en donde existe una comunidad muy vital, a quien le debíamos entregar este, su templo, junto a la escuela de parvulitos ‘Alfabeto’.

Este lugar, fundado en el siglo XVI, tiene gran historia. Tiene una anécdota que me voy a permitir contar, que la característica cicatriz del ‘flaco de oro’, de Agustín Lara, pareciera que sucedió aquí. Y aquí también fue curado, cuando ‘el flaco de oro’ visitaba de manera cotidiana aquellos lugares en donde también se da la vida cultural, la vida musical, que son las cantinas, y aquí es donde le hieren la cara a Agustín Lara, pero aquí también lo curan, y dice la leyenda que fue el doctor Glockner, no sé si les suene por ahí, que lo curó. Es una alegría estar en San Antonio.

Querido presidente Andrés Manuel López Obrador, el presidente más comprometido con la cultura que hemos tenido: gracias, gracias, gracias. Es un honor estar con Obrador.

Hoy estamos de fiesta en el barrio de San Antonio, en la capital de Puebla, pero también en 99 municipios más, y comunidades. Aquí están presentes los representantes de 99 obras que hemos concluido. Presidente, entregamos simbólicamente estos reconocimientos a algunas de ellas, pero aquí está parte de esta comunidad. Y un abrazo también a ustedes por estar aquí y por trasladarse de sus comunidades el día de hoy.

Esos reconocimientos que recibieron son firmados autógrafamente directo por el presidente, por su mano. Dedicó no solamente el recurso y la dirección y el encargo para restaurar estas obras, sino que firmó su reconocimiento de conclusión de obra como si a él le sobrara el tiempo. Gracias, presidente, por ese gesto de generosidad tan grande.

Hoy estamos honrando la palabra con la satisfacción humilde del deber cumplido. Al momento en el que llevamos el Plan Nacional de Reconstrucción, que empezó con su administración, ha sido una hazaña lo que se ha logrado. Los sismos del 2017 fueron sismos que especialmente dañaron al patrimonio cultural, dañaron mucha otra infraestructura: escuelas, casas que aquí, a través de Sedatu se ha arreglado mucho de este patrimonio.

Pero el reconstruir patrimonio cultural requiere de otras capacidades, requiere de mucho conocimiento, requiere de reconocer un inmueble como este, que fue edificado después de 1550, en el siglo XVI, y que alrededor hay un desarrollo de otra época y que sufrió mucho este patrimonio. Y para encontrar cómo atender cada uno de estos inmuebles se necesitan de las mejores manos, de la mejor capacidad. 

Imaginen ustedes las instituciones que se dedican a restaurar el patrimonio cultural, que una de ellas está de plácemes cumpliendo 85 años, el Instituto Nacional de Antropología e Historia, Diego Prieto, aquí presente. Gracias, Diego. 

Esta institución, y la Dirección General de Sitios y Monumentos —aquí está también Arturo Balandrano, su director, gran arquitecto restaurador— atenderían —bravo, Arturo—, atenderían, quizá, al año, cuatro, cinco inmuebles en el país. De un plumazo, con los sismos del 2017, más de tres mil 200 inmuebles patrimoniales fueron dañados. 

A partir de ahí, se tuvo que construir. La capacidad técnica, la capacidad técnica se tenía gracias al INAH, gracias a todos los expertos, restauradores, restauradoras, pero había la necesidad de generar las capacidades de reconexión con el patrimonio en las propias comunidades.

Esta es una obra muy compleja. Y de estos tres, y más, 200 inmuebles se tenía ya un avance pequeñito cuanto llegamos con esta administración. Por eso, el presidente nos dio la gran noticia de que se generaría el Programa Nacional de Reconstrucción a nivel nacional, ahí es que se atendieron con mayor ahínco estos sitios sagrados.

Confirmamos que los invasores construyeron arriba de sitios sagrados para nosotros, de nuestras culturales ancestrales. El caso de Cuautinchán, que hoy acabamos de entregar, tiene todavía en su claustro justamente el nido del águila, esta águila prehispánica en una edificación católica, y estos signos los seguimos encontrando, por eso no pierden su fuerza como sitios comunitarios.

Y estos templos en muchas ocasiones nos decían: ‘Preferimos que esté listo nuestro templo antes que nuestra casa’, porque representan el corazón de la comunidad, representan ese corazón que, durante mucho tiempo, estuvo sufriendo.

El presidente nos dio la tarea de atender en esta última etapa, a partir del 2023, 926 obras que aún faltaban por concluir, y que lo hiciéramos con un solo equipo, pero con una instrucción muy, muy clara: que trabajáramos de la mano del gobierno del estado de Puebla. Y es aquí donde quiero hacer el máximo agradecimiento a su gobernador, Sergio Salomón Céspedes. Gracias, querido gobernador. Aquí, gobernador, tu equipo… El ingeniero Aquino ya nos sueña, porque trabajamos de manera muy cercana todas las semanas revisando cómo vamos, cómo van las 187 obras. Y tenemos un coordinador estatal en cada uno de los ocho estados que faltan por concluir, en este caso Manuel Villarroel es quien nos ha ayudado de manera muy puntual y muy buena y muy buena.

Todo el equipo, el equipo administrativo, el equipo jurídico, que aquí también está presente Eréndira Cruz Villegas, Omar Monroy, todos ellos han hecho que lo administrativo, que el paquidermo artrítico no le gane el tiempo a la obra de reconstrucción que es tan compleja. Y para eso, desde la Secretaría de Hacienda… Y desde aquí agradezco a Juan Pablo de Botton que nos ha ayudado mucho para lograr que esto sea ágil, gracias a su instrucción, presidente. De esta última etapa de 926 obras, el día de hoy tenemos concluidas 363 obras, reportamos al día de hoy. No descansaremos, presidente, hasta concluir este enorme trabajo. 

Yo quiero agradecer especialmente a quien nos acompaña hoy aquí: Enrique, trabajador de la construcción en representación. Enrique representa a esas miles, miles de manos que en esta época de reconstrucción de un país y de construcción de una nueva nación que lleva a cabo el presidente Andrés Manuel López Obrador. Tenemos a las mejores manos del mundo, y por eso nos importaba que estuviera aquí y no arriba de un andamio solamente,Enrique.

También han estado al tanto todas las técnicas posibles. Ya hablamos de la restauración minuciosa de más de cinco mil bienes muebles. Si el templo es el corazón de la comunidad, los bienes muebles son el corazón de esos templos. Significan las imágenes a las que se les tiene devoción. Todo esto también ha sido restaurado.

Así que hoy, con mucha alegría, fuimos recibidos por la niñez de Puebla, por los Semilleros Creativos de Atlixco justamente, que hoy reciben a San Pedro y San Pablo de vuelta, también allá están.

Ahí en Atlixco nos dieron, cuando fuimos a iniciar la obra, una corona, como le llaman ustedes, de flores, un collar. Y nunca olvidaré, porque tenía, además de flores, galletitas, unas galletitas de animalitos. Y les pregunté que por qué era esa singularidad, nunca lo había visto. Y me dijeron quienes están siempre cerca de las iglesias, los fiscales, los mayordomos, quienes trabajan ahí para preservar su templo, a ellos, ellos que han recibido y que han cuidado sus imágenes en todo este tiempo, ellos nos dijeron: ‘Estas galletas porque nuestro templo está enfermo y ustedes vienen a curarlo’. Y ese es el corazón de las comunidades que cuidan sus templos.

Hoy, el corazón de San Antonio, de este templo, vuelve a latir con alegría, y lo hace justamente con el orgullo y con lo que se recupera el día de hoy, como se está recuperando en todo el país, la identidad y la dignidad.

Gracias, presidente, por recordarnos que la grandeza cultural es nuestro mayor tesoro.

Gracias comunidad por su paciencia y su confianza.

¡Que viva Puebla!

¡Y que viva el presidente Andrés Manuel López Obrador!

Gracias.

MODERADOR: Estimado público, escuchemos el mensaje que nos dirige el presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Andrés Manuel López Obrador.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Amigas, amigos de Puebla:

Me da mucho gusto estar de nuevo con ustedes. He visitado Puebla desde niño, hace relativamente poco. Y también, en nuestra lucha por la transformación del país, me tocó recorrer todos los municipios de Puebla. Tengo la dicha de conocer los 217 municipios de Puebla. Y me consta que hay en Puebla mucha cultura en sus comunidades, que gracias a esas culturas hemos podido enfrentar todas las calamidades: pandemias, temblores, hambrunas, malos gobiernos, corrupción. Y por esas tradiciones, costumbres, por nuestras culturas, por el México profundo, hemos podido siempre levantar a Puebla y levantar a México.

Eso es muy importante tomarlo en cuenta. Si algo queremos exaltar es la grandeza cultural de México. Nuestro país es una potencia cultural en el mundo, y eso nos ayuda mucho porque el pueblo de México es heredero de grandes civilizaciones, y de ahí dimana el que sea un pueblo trabajador, un pueblo libertario, un pueblo muy fraterno, un pueblo honesto. La mayor riqueza de México es la honestidad de su pueblo. Si tomamos en cuenta todo eso, esa gran reserva de valores culturales, morales, espirituales, podemos valorar la importancia que se tiene en nuestro país.

Por eso resistimos. Hay muchos ejemplos, miren lo que hacen nuestros paisanos migrantes, que se van a buscarse la vida a Estados Unidos arriesgándolo todo. Ahora viene un cuerpo de regreso, alguien que perdió la vida en Nueva York, de Puebla. A los familiares les enviamos un abrazo. Bueno, se van y no se olvidan de sus familias, no se olvidan de sus comunidades. 

Nosotros estamos aplicando una política diferente a la de antes, y es sencillo de explicar, es una fórmula según la cual, en vez de destinar los recursos del presupuesto, el dinero del presupuesto, que es dinero del pueblo, de arriba hacia abajo… Porque nos engañaban diciéndonos que, si llovía fuerte arriba, goteaba abajo, como si la riqueza fuese permeable o contagiosa. 

Eso cambió, ya todo es de abajo hacia arriba. Y somos 35 millones de familias y a 32 millones les llega, cuando menos, una pequeña ayuda. Y los tres millones de hogares que no reciben de manera directa un apoyo del presupuesto, se benefician porque, como les va bien a los de abajo, como hay ingresos, hay dinero abajo, pues se reactiva el comercio, se reactiva la industria, se reactiva la economía y llega a todos.

Tenemos récord en inversión extranjera que está llegando a nuestro país, como nunca.

Tenemos récord en creación de empleos, México es de los países del mundo con menos desempleo, casi hay empleo pleno en nuestro país. 

Y también hemos logrado aumentar los salarios de los trabajadores, como no se veía en mucho tiempo.

Y tenemos una moneda fuerte. También, llevaba décadas, el peso siempre se devaluaba. ¿Qué ha sucedido ahora? De que el peso es la moneda más fuerte con relación al dólar, es la moneda que más se ha fortalecido en el mundo con relación al dólar. 

Bueno, y lo otro que ha funcionado es que no permitimos la corrupción, porque el problema de México no era la falta de presupuesto, el problema era la corrupción.

Como decía don Querubín Fernández, un paisano mío, ya finado, decía: ‘Tabasco tiene todo, aire, todo, pero se lo clavan todo’; eso era lo que sucedía. Ahora el presupuesto se distribuye y alcanza a todos.

Bueno, pero si a eso agregamos lo que ayudan nuestros paisanos migrantes… Imagínense, el año pasado enviaron a sus familiares 63 mil 200 millones de dólares. Esas remesas ya son la principal fuente de ingresos de nuestro país, es una bendición. Por eso, un aplauso a los migrantes. Por eso estamos saliendo adelante.

Y me da mucho gusto estar aquí en Puebla y venir a constatar que está avanzando el plan de reconstrucción. Es muy importante lo que se está haciendo, de reconstruir parroquias, templos, que son patrimonio histórico, pero, más que nada, como lo mencionó Alejandra Fraustro, es el corazón de los barrios, de las colonias, de los pueblos de nuestro país. Es muy importante todo este trabajo de reconstrucción que se ha venido haciendo.

Y vamos a terminar, yo espero que en tres meses, de acuerdo a lo que me ha informado Sergio Salomón… Que es un extraordinario gobernador. No crean que le estoy haciendo la barba, es muy bueno, pero muy bueno. Muchas felicidades, porque tienen un extraordinario gobernador.

Y ustedes, la verdad, que son virtuosos porque tienen muy buena suerte. Miren, tienen aquí, en Puebla, a uno de los mejores… Porque no quiero herir susceptibilidades ni crear celos ni sentimientos. Miren, don Víctor, el arzobispo de Puebla, es de lo mejor. Conozco a todos los obispos, casi a todos, y puedo dar testimonio de que don Víctor es un auténtico cristiano, de los que aplica la doctrina de Jesús, que siempre luchó por los desposeídos, por los pobres. Por eso lo seguían, lo espiaban, lo llamaban ‘alborotador del pueblo’, y por eso lo crucificaron, pero si somos buenos cristianos tenemos que estar pensando siempre en el prójimo, en ayudar a todos y darle preferencia a los más necesitados.

Por eso me da mucho gusto estar aquí con ustedes. Yo voy a regresar a Puebla. Acabo de estar hace como dos o tres meses en Tepeaca. Mañana voy a estar en Oriental. Que, fíjense, estamos hablando de la Iglesia, que somos un Estado laico, pero con libertad religiosa, y estamos hablando de eso, pero también mañana vamos a inaugurar un complejo de empresas, de fábricas, de la Secretaría de la Defensa en Oriental, muy importante para Puebla.

Y de acuerdo a lo que me dice Sergio, ya está por resolverse, hoy se va a votar. Aprovecho para hacer un llamado, tanto a los directivos como a los trabajadores de la empresa automotriz Audi, para que lleguen a un acuerdo con justicia y que ya se resuelva el problema de esa huelga. 

Y tenemos que trabajar juntos, seguir adelante, es muy sencilla la fórmula: repito, es atender a todos, escuchar a todos, pero, por el bien de todos, primero los pobres. Eso es todo, eso es.

Y vamos a seguir visitando Puebla.

Muchas felicidades a todos los que recibieron los certificados de reconstrucción.

Muchas gracias a los trabajadores de la construcción, a la restauradora, al representante del INAH; desde luego, a la Secretaría de Cultura; al director del INAH, Diego Prieto; a Edna, que estuvo a cargo de la reconstrucción, no sólo en templos, sino en viviendas, en edificios públicos que fueron dañados; y, repito, al gobernador, porque es muy importante trabajar juntos. Por eso, vamos a seguir juntos. 

Me faltan un poco más de siete meses ya para terminar mi ciclo. Me voy a ir muy contento. Miren, me voy por tres cosas:

Primero, porque son maderista y hay un principio que debemos todos respetar, el sufragio efectivo, la no reelección. Primero. 

Segundo, que está garantizado el relevo. Lo dije ayer, lo dije en la costa de Guerrero, que voy a entregar la banda a finales de septiembre a una mujer que se llama justicia, y voy a estar muy tranquilo por eso, porque va a continuar la transformación. 

Y, por último, también decirles que no hay que tenerle mucho apego ni al poder ni al dinero. Esa no es la felicidad, la felicidad es estar bien con uno mismo, estar bien con nuestra consciencia y estar bien con el prójimo, esa es la verdadera felicidad. 

Muchas gracias, de todo corazón. 

MODERADOR: Les solicitamos guardar el debido respeto para entonar nuestro Himno Nacional Mexicano.

(HIMNO NACIONAL MEXICANO)

---