Dirige los sistemas de recopilación, clasificación, registro y explotación de información policial que puedan generar líneas de investigación para prevenir y atender delitos, además participa en la detención de personas y reúne información que pueda ser útil al Ministerio Público, para acreditar que se ha cometido un delito.