Protege la integridad de las personas y las fuentes de trabajo, para que mediante acciones de seguridad se logre la prosperidad de nuestra Nación.

A partir de un nuevo modelo de operación policial, actúa en las regiones o zonas donde sea necesario fortalecer las capacidades institucionales y la presencia territorial del Estado para que las personas desarrollen sus actividades con normalidad.