En la actualidad para algunos hombres puede resultar casí ofensivo que se le identifique como "machos", pues se cree que esta práctica ha sido erradicada de la convivencia y relaciones entre hombres y mujeres, sin embargo y de acuerdo con Luis Bonino estas formas de ser hombre hoy en día se identificacn como micromachismos o neo-machismo.

(1)... se identifican como comportamientos casi invisibles de los hombres hacia las mujeres. Son intentos no violentos y, en algunas ocasiones, no mal intencionados, por ejercer un control discreto sobre la autonomía y sobre la libertad de las mujeres.

 

Es importante recordar que, aunque no tengan un afán explícito de imponer una autoridad y una ideología sobre el comportamiento femenino, no dejan de ser lo que son: machismos disfrazados.

Resulta casi imposible creer que pensamiento y actitudes como las que solían tener nuestros abuelos y padres existan aún en nuestros días, que hombres que se dicen modernos e igualitarios tengan formas controladoras que lo que buscan sea mantener un ambiente, en el que el hombre sigue teniendo los privilegios de la antigua escuela machista (ser cuidado, ser atendido, tener la razón, y sobre todo, disponer de la vida de una mujer) sin que ellas y ellos lo perciban o sean conscientes.

Si eres un hombre que se dice igualitario, repasa estas frases e identifica si alguna vez las has utilizado:

·         Pero si “ayudo” a mi mujer con las tareas de la casa.

·         Pero por qué tan solitas (si hay más de una no están solitas, o sí.)

·         Si no te gusta como (cocino, lavo. cuido a, etc.) hazlo tu entonces.

·         Estás loca, como te gusta exagerar las cosas.

·         Vas a salir vestida así o si vas vestida así yo no te conozco.

 

/cms/uploads/image/file/289441/frase-benno-redes.jpg

Te invitamos a que conozcas las clasificaciones de Micromachismos, identificarlos es indispensable para no aceptarlos (ellas) o trabajar en cambios positivos para eliminarlos (ellos).

Micromachismos Utilitarios: podría decirse que estos son de los más comunes en la actualidad, en donde los varones se dicen a favor de la igualdad pero sus acciones dicen lo contrario. No consisten en obligar a la mujer a hacer algo, más bien en dejar de hacer las cosas, abusando de los roles de “servicio” que comúnmente (y de manera injustificada y errónea) han sido impuestos a las mujeres por su género. Un ejemplo: dejar una taza sucia, creyendo que por arte de magia aparecerá limpia y en su lugar. 

Micromachismos Encubiertos: se caracterizan por ser psicológicos, ya que intentan controlar o dirigir las acciones de las mujeres para su beneficio o a favor de sus ideales. Son los que tienen un mayor grado de manipulación, mediante actitudes defensivas, pero a la vez ofensivas, y lo que pretenden es justificar sus acciones de manera que queden como una “victima”. Por ejemplo: aislarse o crear un ambiente comunicativo poco funcional, para lograr que se le complazca de acuerdo a sus deseos.

Micromachismos de crisis: se manifiestan cuando llega a existir un punto en el que dentro de una relación empieza a haber un balance igualitario que brinda autonomía a la mujer. Su único objetivo es mantener el estatus en el que la balanza se inclina a favor de los hombres, manteniendo esa sensación de superioridad y que no los muestren como inferiores o subordinados. Como ejemplo, podríamos poner una situación en la que dentro en una pareja, la mujer obtiene un puesto laboral importante en donde sus responsabilidades aumentan, haciendo que el hombre se sienta amenazado o abandonado por este poder de la pareja.

Micromachismos coercitivos: En esta categoría entran aquellas formas de control directas que puede utilizar el hombre sobre la mujer como utilizar la moral como amenaza o como el limitar los ingresos económicos para hacer que la mujer reprima su libertad y su autonomía.

Puede resultar difícil identificarlos, sobre todo cuando se ha vivido demasiado tiempo bajo ellos, salir de la costumbre será un poco difícil, pero al intentarlo estarás contribuyendo a mejorar la calidad de vida no solo de las mujeres sino también la tuya.

/cms/uploads/image/file/307470/Michael_Obama_Pictoline.jpg

Si quieres saber más del tema, no dejes de visitar www.gob.mx

 

(1) Luis Bonino, Psicoterapeuta y Director del Centro de Estudios de la condición Masculina, de Madrid. www.luisbonino.com