Desde que tenemos memoria, el mundo, nuestro entorno social y cultural, e incluso nuestra propia familia nos han formado sobre la idea de que nuestro comportamiento debe estar sujeto a ciertas reglas, dependiendo de nuestro sexo. Sin embargo, esas "reglas" no han sido justas ni para los hombres, ni para las mujeres, pues les ha asignado a ellos grandes cargas, responsabilidades y presiones, limitando a su vez su pleno desarrollo emocional, y ha discriminado a las mujeres, relegándolas a las labores domésticas y del hogar, como si su biología y funciones reproductivas fueran una condicionante para desarrollarse plenamente en otros ámbitos.

Hombres y mujeres han contribuido a perpetuar esos valores y esas actitudes, inculcando formas de pensar y de actuar "propias de los hombres y de las mujeres". Sin embargo, de forma muy sutil, esas actitudes han generando no solo discriminación, sino patrones de comportamiento que conducen a la violencia contra las mujeres. 

Por fortuna, cada vez más hombres y mujeres se han atrevido a desafiar el "orden establecido" y se han atrevido a liberarse de las cargas socialmente impuestas, fomentando nuevas relaciones más justas e igualitarias.

De aquí surge el concepto de salir de "la caja de masculinidad", un concepto interesante para entender cómo los hombres pueden cambiar para construir una vida mejor para ellos y quienes los rodean.

Rompiendo la “caja de la masculinidad”

/cms/uploads/image/file/288409/caja-masculinidad.jpg

Hoy los hombres que han logrado salir de la “caja de la masculinidad” —conformada por todos los estereotipos de lo que se suponía significaba ser un “verdadero” hombre, como ser rudo, controlador, no preocuparte demasiado por tu apariencia física, hacer solo “cosas de machos” y tener muchas mujeres— han demostrado que se puede llevar una vida mucho más feliz y saludable cuando se vive libremente, sin estar atados a ideas y conceptos antiguos que solo lastiman a los hombres y a las mujeres.

Construyendo nuevas #MasculinidadES

/cms/uploads/image/file/113105/IMG_6805-3.jpg

Los hombres que se han atrevido a desafiar los estereotipos tradicionales de “ser hombre” se han convertido en portavoces de lo que se conoce como nuevas masculinidades, conformadas por una serie de “nuevas reglas” que cuestionan todos los prejuicios y concepciones erróneas que por años se tuvieron sobre la masculinidad y que hoy en día siguen siendo causa de que hombres en todo el mundo ejerzan violencia entre ellos y en especial hacia las mujeres, no solo en el ámbito doméstico o entre sus parejas, sino en el trabajo, la comunidad y los espacios públicos.

/cms/uploads/image/file/289438/masculinidad2-redes.jpg

Hoy es momento de que todos y todas cuestionemos esos valores antiguos que intentan imponernos una forma de ser y pensar según nuestro sexo, formas que muchas veces son excluyentes y discriminatorias.

Muchos colectivos de hombres en México y el mundo ya lo están haciendo, lo que demuestra el hartazgo de estas imposiciones sociales que no solo generan división entre mujeres y hombres, sino muchos problemas sociales y económicos que nos limitan no solo como personas, sino que nos detienen como país. Es hora de que dejemos de “demostrar” falsas hombrías y nos unamos para vivir una vida mejor.

/cms/uploads/image/file/289437/frase-mauro-vargas.jpg