Cuando hablamos de prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres, uno de los conceptos que siempre salen a la luz es el empoderamiento y su importancia en el combate contra esta problemática.

Sin embargo, aunque escuchamos mucho esta palabra, muy pocas veces nos ponemos a pensar en lo que realmente significa y, sobre todo, cuál es su impacto para las mujeres en su lucha por la igualdad, el reconocimiento y ejercicio de sus derechos, así como en su camino para vivir una vida libre de violencia.

Según la Real Academia Española empoderamiento se refiere a la acción y efecto de empoderar, es decir a “Hacer poderoso o fuerte a un individuo o grupo social desfavorecido”.

/cms/uploads/image/file/266978/empoderamiento-definicion.JPG

Si bien ésta puede parecer una definición demasiado sencilla, en realidad es muy significativa, especialmente si consideramos que, históricamente, a las mujeres se les ha hecho pensar que ellas son menos fuertes, inteligentes, capaces o poderosas que los hombres, cuando no es así. La mentalidad y cultura machistas que por años han desfavorecido a las mujeres, han traído como consecuencia el lento desarrollo de las mujeres en los distintos ámbitos de la sociedad.

El empoderamiento como vía para erradicar la violencia y discriminación

Es por esto que el empoderamiento es necesario para que las mujeres adquieran o refuercen sus capacidades, impulsando así la igualdad de género necesaria para erradicar la violencia. Como lo señala ONU Mujeres, los principios básicos para lograr el empoderamiento de las mujeres incluyen los siguientes:

/cms/uploads/image/file/266980/empoderamiento-mujeres-redes.jpg

En suma, la participación de las mujeres es esencial para el crecimiento no solo de las mujeres, sino de los países. El empoderamiento de las mujeres es esencial para erradicar la discriminación, disminuir la brecha salarial y construir un país con igualdad de oportunidades para mujeres y hombres.

De ahí que uno de los servicios que se ofrecen en los Centros de Justicia para las Mujeres sean, precisamente, los talleres de empoderamiento, enfocados a preparar y capacitar a las mujeres para que se desarrollen plenamente en la sociedad y logren el fortalecimiento económico necesario para salir del círculo de la violencia.