El pasado 28 de noviembre, en el marco del foro “Ciberacoso: una forma de violencia de género”, organizado por el Senado de la República, Ernesto Cordero Arroyo, remarcó que el ciberacoso es el reflejo de una conducta machista, la cual busca denigrar, amenazar y minimizar a la víctima.

 “En los últimos años las redes sociales han sido aprovechadas para acosar a las personas, el problema aumenta al darse cuenta que no es necesario el contacto físico, lo que resulta más delicado porque ocurre en total anonimato, lo cual dificulta su castigo”, señaló el senador. Reconoció que éste es uno de los pendientes legislativos “que debemos atender de manera urgente en los próximos meses”.

La senadora Diva Gastélum Bajo, presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género puntualizó que es necesario que el acceso de niñas, niños y mujeres a las redes esté protegido, pero lo más importante es no normalizar la violencia cibernética. Esto debido a que este tipo de violencia tiene un impacto muy grande en la vida de las víctimas (incluyendo daños emocionales, pérdida de autoestima, ansiedad e inseguridad) y, con frecuencia, se corre el riesgo de revictimizar a las víctimas, culpándolas de las agresiones cometidas hacia ellas, lo que agrava aún más el problema.

/cms/uploads/image/file/361566/foro-cibr-acoso-g3.jpg

¿Cómo hacerle frente a los acosadores?

Dada la naturaleza de internet y las plataformas digitales, hoy en día los acosadores pueden ejercer violencia contra sus víctimas las 24 horas del día y sus mensajes pueden ser distribuidos rápidamente alcanzando a miles de usuarios, lo cual aumenta el impacto de estos hechos. Sin embargo, un aspecto preocupante es que muchas veces el ciberacoso es perpetrado no solo por desconocidos, sino por personas aledañas, parejas y exparejas. En casos más graves, se utiliza como herramienta de enganche para la trata de niñas y mujeres.

Por ello, es necesario trabajar en un marco legal que ayude a proteger a las y los jóvenes de las diferentes amenazas que se les presentan en internet tales como el sexting, grooming (conductas y acciones deliberadamente emprendidas por un adulto con el objetivo de ganarse la amistad de un menor de edad) y porno de venganza.

De igual forma, es necesario impulsar campañas de comunicación que ayuden a las niñas, niños, adolescentes y mujeres a protegerse y a saber cómo relacionarse en internet, redes sociales y espacios digitales sin riesgos, haciendo valer sus derechos.

Hoy más que nunca tenemos el reto de buscar nuevos mecanismos para garantizar el derecho a la privacidad, a la intimidad, a la libertad de expresión y al acceso a la información, a fin de garantizar la igualdad entre mujeres y hombres.

/cms/uploads/image/file/361567/foro-cibr-acoso-g2.jpg

Si bien es necesario impulsar leyes y mecanismos que permitan establecer castigos en los casos de ciberacoso, también es urgente impulsar un cambio educativo y cultural, de tal forma que como sociedad y como personas señalemos y rechacemos estas expresiones de violencia, apoyando a las víctimas y brindándoles el apoyo que necesitan para salir adelante.

Es necesario entender que, en ningún caso, la culpa la tienen las mujeres o personas agredidas, sino los acosadores. Algunas de las acciones que puedes hacer para hacerle frente al ciberacoso incluyen:

  • Reportar a tu acosador en la plataforma correspondiente,
  • Buscar apoyo emocional a una persona de tu confianza,
  • Proteger tu cuenta utilizando las herramientas de privacidad y seguridad disponibles en cada red social y
  • Cuidar tu privacidad, evitando compartir información o imágenes que puedan ser comprometedoras o den pistas sobre tu ubicación o actividades.

También te puede interesar: 9 consejos contra el ciberbullying