El acoso sexual y otras formas de violencia sexual en los espacios públicos es algo que ocurre a diario en la vida de mujeres y niñas de todo el mundo: en zonas urbanas y rurales, en países desarrollados y en vía de desarrollo, reconoce ONU Mujeres.

Este acoso puede ir desde un piropo, hasta manoseos o tocamientos, y en todos los casos representa un grave problema que limita el libre tránsito de las mujeres, el disfrute de actividades recreativas e incluso su capacidad de participar en la escuela, el trabajo y la vida pública, repercutiendo negativamente en su salud y bienestar.

Por demasiado tiempo, este acoso se “normalizó” y, por tanto, fue invisibilizado. Las mujeres lo “asumían” –y en muchos casos siguen haciéndolo— como algo “inevitable” que no tiene solución.

Afortunadamente, hoy cada vez más personas saben que esto no es normal, que como cualquier otra forma de violencia, el acoso no debe ser tolerado, y que una forma de combatirlo es alzando la voz y denunciando públicamente el problema, pidiendo ayuda, o brindando ayuda cuando seamos testigos de estas situaciones.

/cms/uploads/image/file/330946/acoso-2.jpg

Se estima que 9 de cada 10 mujeres sufren acoso en los espacios públicos todos los días. Para hacerle frente, la organización Habitajes ofrece estos 10 consejos:

  1. Confronta visualmente al acosador. Generalmente quien acosa baja la mirada al sentir que desaparece una relación de poder.
  2. Pide apoyo si te sientes intimidada, confía siempre en tu intuición.
  3. Señala al acosador. Di en voz alta: “Esta persona me está acosando, tocando”.
  4. Camina con la barbilla hacia arriba y pecho abierto sin dejar de disfrutar la calle.
  5. Si ves que están acosando a alguien intervén, pregunta al acosador ¿qué hora tienes? ¿qué estación sigue? ¿me dejas pasar?
  6. Da apoyo en el momento. Pregunta a la persona acosada ¿te está molestando?, ¿estás bien?
  7. Utiliza frases o preguntas con humor para confrontar al acosador.
  8. Rompe la parálisis. Actúa, siempre actúa.
  9. Alza la voz. Está bien enojarte y gritar.
  10. En el transporte público, pide apoyo inmediato al chofer o policías de la estación. Si te encuentras dentro de un vagón del metro, jala la palanca.

Recuerda también que puedes utilizar la línea ¡Háblalo!: 01800 4225 256, la cual te brinda asesoría legal y orientación psicológica gratuita las 24 horas.

Lo importante es entender que no estás sola y que es hora de hablar y no quedarse calladas ante ninguna forma de violencia contra las mujeres, por “sutil” que ésta parezca.