Por  Enrique Zapata | Director General de Datos Abiertos, Estrategia Digital Nacional
        Nancy Camacho | Líder de Datos para Anticorrupción, Estrategia Digital Nacional
        Daniela Correa Field | Líder de Diseño, Estrategia Digital Nacional

 

Hoy, la complejidad de los problemas y la diversidad de actores que son parte de él, requieren de dinámicas colaborativas en las que se contemple la participación de diversos usuarios que aporten conocimiento y experiencias previas a una situación específica.

James Surowiecki en su libro Cien Mejor que Uno habla sobre la sabiduría de la multitud para resolver problemas, y de el valor que la inclusión y la co-creación de soluciones puede tener para la resolución de problemas públicos. En este sentido, la metodología de Design Thinking provee una manera para generar ideas/soluciones/productos innovadores basados en las verdaderas necesidades de los usuarios, así como en la factibilidad tecnológica y el valor agregado de éstas.

La Coordinación de Estrategia Digital Nacional (CEDN), en conjunto con la Coordinación Nacional de Protección Civil y el Centro Nacional para la Prevención de Desastres (CENAPRED), aplicaron las 5 etapas del design thinking (empatía, definición, ideación, prototipado y testeo) en el desarrollo de tres Mesas de diálogo sobre Tecnología Humanitaria y Datos en caso de Desastres, con los objetivos de:

  1. Mapear los datos prioritarios necesarios ante un desastre,
  2. Generar esquemas de cooperación entre los diversos sectores de la sociedad ante un desastre, y
  3. Sentar los primeros pasos para la institucionalización del diálogo respecto a datos y tecnología ante desastres en el país.

Uso de Design Thinking en el desarrollo de políticas públicas en México

Etapa 1 | Empatía: para cada una de las mesas, se contó con un Keynote Speaker para que, a través de su experiencia, sensibilizara a los participantes sobre la situación o temática, y detonara en ellos el interés por participar. Posterior a esta introducción, cada uno de los participantes tuvo que jugar un rol específico en el escenario del 19s para pensar en las necesidades, en materia de datos y tecnología, que eran prioritarias en distintos momentos del desastre.

  • Por ejemplo, servidores públicos tenían que ponerse en el papel de ciudadanos programadores o la industria privada,  los ciudadanos a su vez, tenían que ponerse en los “zapatos” de actores que participan en el Comité Nacional de Emergencias.

Etapa 2 | Definición del problema/necesidad: posterior a la dinámica de sensibilización, se formaron grupos de trabajo al interior de las mesas, conformados por actores de distintos sectores, quienes tuvieron la misión de definir un problema con base en una pregunta previamente definida.

  • Por ejemplo, para definir el problema en torno a la generación y uso de datos de valores en las emergencias, se contempló la creación de un  grupo conformado por actores que generan datos en estos casos.

Para profundizar en la problemática, así como generalizar los problemas de los participantes y llegar a soluciones participativas, se repartió a los miembros de cada uno de los grupos unas tarjetas (tarjetas mesa 1, tarjetas mesa 2, tarjetas mesa 3) para que expresaran su visión del problema, la intensidad del mismo así como su impacto. Posterior a este ejercicio, cada uno de los miembros de los grupos tuvo la oportunidad de expresar su problema para que, en conjunto, se trataran de priorizar estos de acuerdo con su relevancia e impacto.

Etapa 3 | Ideación: una vez definidos y priorizados los problemas comunes por grupos de trabajo, los integrantes hicieron un ejercicio para llegar a soluciones colaborativas y participativas. Para ello, se les repartió un formato de tarjetas solución a los problemas encontrados. Mediante este ejercicio, los participantes tuvieron la oportunidad de plantear soluciones desde su ámbito de acción y perspectiva, así como analizar la viabilidad de esta en materia de recursos y barreras normativas.

  • Por ejemplo: los participantes mencionaron que debe trabajarse en torno a la construcción de una cultura cívica digital en la cual los ciudadanos, la industria privada y el gobierno participen proactivamente en acciones de prevención y atención a desastres. Otro de los puntos discutidos fue la necesidad de contar con un mecanismo institucionalizado capaz de hacer este tipo de diálogos de manera permanente.

Etapas 4 y 5 | Prototipo y testeo:

Antes de invertir grandes cantidades de esfuerzo y recursos para resolver grandes problemas, como lo es cualquiera de los descritos durante las mesas, crear un prototipo resulta muy útil para evaluar el impacto y los resultados que tendría nuestra solución. Lo anterior, permite una disminución de los costos a la solución, así como una menor inversión de recursos humanos y tiempo. Por último, crear prototipos tiene la gran ventaja de que permite iteraciones previas con los usuarios y con ello, mejoras en los  productos o soluciones.

Dentro de las tarjetas de soluciones, se incluyeron elementos de factibilidad (en términos de tiempo, recursos y normatividad) para comenzar a esbozar los prototipos de dichas propuestas, así como la descripción de los pasos a seguir con acciones concretas. Dichos puntos descritos serán clave para desarrollar prototipos más específicos y detallados, considerando las necesidades y acciones concretas para cada una de ellos.

Los prototipos serán probados en diversos ejercicios de simulación de desastres en 2018, para fortalecer las soluciones propuestas, la confianza y la comunicación entre los sectores y ante una situación de emergencia.