Fortalecer la atención médica mediante la reducción de tiempos de espera para la ocupación de camas hospitalarias era necesario para optimizar nuestros hospitales. Una cama permanecía vacía, en promedio, 22 horas antes de ser ocupada.

Antes, un paciente tenía que esperar de manera considerable para ocupar una cama en hospital, hoy se interviene e identifican las camas que están próximas a desocuparse durante el día en las unidades hospitalarias para poder asignarlas a nuevos pacientes.

Se actuó a partir de dos líneas de acción:

1. Rediseñamos el flujo del proceso para fortalecer la pre alta y el alta efectiva, en todos los servicios y turnos.

2. La creación de un equipo multidisciplinario (Equipo de Gestión de Camas) que realiza recorridos en los pisos para agilizar la ocupación y desocupación de las camas.

El Programa de Gestión de camas está reduciendo significativamente la espera, con tendencia de ir mejorando los tiempos. En el IMSS trabajamos permanentemente para mejorar la satisfacción de nuestros derechohabientes y fortalecer la atención médica.

¡Vamos bien pero queremos lograr más!