Se incrementa en 100 millones de pesos (mdp) el monto objetivo semanal a subastar de Bonos de Protección al Ahorro, para quedar en 4,100 mdp de acuerdo a lo siguiente:

  • El monto objetivo a subastar de los BPAG28 a plazo de hasta 3 años, se mantiene en 1,500 mdp;
  • El monto objetivo a subastar de los BPAG91 a plazo de hasta 5 años, aumenta en 100 mdp para quedar en 1,500 mdp, y
  • El monto objetivo a subastar de los BPA182 a plazo de hasta 7 años, se mantiene en 1,100 mdp

De conformidad con el Programa Anual de Financiamiento para el ejercicio de 2017 aprobado por su Junta de Gobierno, el IPAB continuará subastando semanalmente valores con las características siguientes:

–Bonos de Protección al Ahorro con pago mensual de interés y tasa de interés de referencia adicional (BPAG28) a plazo de 3 años.
–Bonos de Protección al Ahorro con pago trimestral de interés y tasa de interés de referencia adicional (BPAG91) a plazo de 5 años y
–Bonos de Protección al Ahorro con pago semestral de interés y protección contra la inflación (BPA182) a plazo de 7 años.

Asimismo, con el fin de brindar mayor certidumbre a los participantes del mercado en relación a los valores que emite, el Instituto da a conocer las fechas de subasta, montos y series de los instrumentos a colocar durante el periodo que comprende de julio a septiembre de 2017, de conformidad con el cuadro siguiente: 

/cms/uploads/image/file/293919/Cuadro-Programa-subasta_3ertrim17.jpg

En este contexto, el monto total a colocar por el Instituto durante el periodo de julio a septiembre de 2017 será de 53,300 millones de pesos, teniendo que enfrentar vencimientos totales por 36,800 millones de pesos integrados por 21,200 millones de BPAG28 y 15,600 millones de BPAG91. De esta forma, la colocación neta de Bonos de Protección al Ahorro será de 16,500 millones de pesos, monto que pudiera variar de acuerdo a las condiciones prevalecientes en el mercado de deuda nacional.

El programa de colocación de Bonos del Instituto para el tercer trimestre de 2017 es congruente con la estrategia de refinanciamiento de obligaciones financieras, la cual consiste en mantener en términos reales el monto de sus pasivos netos y generar con ello una trayectoria sostenible de la deuda en el largo plazo.