También conocida como hipertensión arterial pulmonar (HAP) sucede cuando los vasos sanguíneos de los pulmones se estrechan, bloquean o destruyen. El daño vuelve más lento el flujo sanguíneo de los pulmones y aumenta su presión arterial.

Con el tiempo, el corazón debe hacer un mayor esfuerzo para bombear sangre, por lo que se le complica cumplir con su función y puede desarrollar insuficiencia cardiaca.

Clasificación

Existen cinco tipos principales de hipertensión pulmonar, de acuerdo con la causa que lo provoca:

Grupo 1: Hipertensión arterial pulmonar (HAP)

Grupo 2: Hipertensión pulmonar causada por enfermedad cardíaca del lado izquierdo

Grupo 3: Hipertensión pulmonar causada por enfermedad pulmonar

Grupo 4: Hipertensión pulmonar causada por coágulos sanguíneos crónicos

Grupo 5: Hipertensión pulmonar desencadenada por otras afecciones médicas

Síntomas

Los signos y síntomas de la hipertensión pulmonar se desarrollan lentamente. Es posible que la persona que padece la enfermedad no los note durante meses o incluso años. Los síntomas empeoran a medida que la enfermedad progresa.

Los signos y síntomas de la hipertensión pulmonar son:

  • Ritmo cardíaco irregular (palpitaciones o una sensación punzante fuerte)
  • Pulso acelerado
  • Color azulado en los labios y la piel (cianosis)
  • Presión o dolor en el pecho
  • Mareos o desmayos (síncope)
  • Fatiga
  • Falta de aire (disnea), inicialmente mientras se realiza ejercicio y con el tiempo al estar en reposo
  • Hinchazón (edema) en los tobillos, piernas y, con el tiempo, en el área del vientre (abdomen)

Factores de riesgo

Los factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar hipertensión pulmonar son:

  • Antecedentes familiares de esta afección
  • Sobrepeso
  • Trastornos de coagulación de la sangre o antecedentes familiares de coágulos sanguíneos en los pulmones
  • Exposición al asbesto
  • Enfermedad cardíaca congénita
  • Vivir en una zona de gran altitud
  • Consumo de ciertos fármacos, como medicamentos para bajar de peso y drogas ilícitas
  • Uso de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, utilizados para tratar la depresión y la ansiedad

Tratamiento

No existe cura para la hipertensión pulmonar; no obstante, con un tratamiento adecuado se pueden controlar los síntomas y los padecimientos relacionados como la enfermedad cardíaca o pulmonar.

El tratamiento puede ir desde el uso de medicamentos u oxígeno, hasta un trasplante del corazón.

El Día Nacional de la Lucha contra la Hipertensión Pulmonar fue declarado el 8 de septiembre del 2021, por el Pleno del Senado de la República, con el objetivo de contribuir a facilitar el acceso a tratamientos específicos que mejoren la calidad y esperanza de vida de quienes padecen dicha enfermedad.

Si tienes uno o más factores de riesgo o alguno de los síntomas mencionados anteriormente, acude a tu Centro de Salud más cercano para recibir atención médica gratuita.

Fuentes de información:

https://www.canaldelcongreso.gob.mx/noticias/14556/Avalan_declarar_el_Da_Nacional_de_la_Lucha_cntra_la_Hipertensin_Pulmonar#:~:text=Con%2099%20votos%20a%20favor,y%20esperanza%20de%20vida%20de

https://medlineplus.gov/spanish/pulmonaryhypertension.html#:~:text=La%20hipertensi%C3%B3n%20pulmonar%20es%20un,mayor%20esfuerzo%20para%20bombear%20sangre.

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/pulmonary-hypertension/symptoms-causes/syc-20350697?p=