En el Día Internacional de la Trabajadora Sexual, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) reafirma el derecho de todas las mujeres a decidir sobre sus vidas y cuerpos. Nos unimos al llamado para poner fin a la violencia contra las trabajadoras sexuales y reiteramos nuestro compromiso de promover y proteger sus derechos, asegurando trato digno y una vida libre de violencia.

En México, las trabajadoras sexuales enfrentan diversas formas de violencia y discriminación, exacerbadas por la falta de regulación clara y el trato estigmatizante de las autoridades. No existen leyes federales que regulen el trabajo sexual, dejando a estas mujeres en condiciones de vulnerabilidad.

Es fundamental distinguir entre trata de personas y trabajo sexual voluntario. Las víctimas de trata deben ser apoyadas con leyes contra este delito, mientras que las mujeres que eligen ejercer el trabajo sexual deben tener sus derechos reconocidos y sus condiciones laborales garantizadas.

Desde Inmujeres, impulsamos el reconocimiento del trabajo sexual en la legislación laboral, acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, capacitación a personal de seguridad y justicia en derechos de las trabajadoras sexuales, y protocolos de atención ante violaciones de derechos.