El 2 de julio de 1876 nace Harriet Brooks en Ontario, Canadá. Se matriculó en un programa de estudios centrado en la física, en la Universidad McGill de Montreal, logrando varios premios y becas que le permitieron seguir estudiando. Se graduó en 1898, como la primera de su clase en filosofía natural y matemáticas.

Fue la primera estudiante de postgrado de Ernest Rutherford, quien dirigió su trabajo sobre “Amortiguación de las oscilaciones en la descarga de un frasco de Leyden”. Fue la primera mujer en la Universidad McGill que recibió un título de maestría, en 1901.

/cms/uploads/image/file/902278/Harriet_y_Rutherford.jpg

El equipo de Rutherford en la Universidad de McGill (Harriet al centro)

Después de obtener el título, y bajo la dirección de Rutherford, realizó una serie de experimentos para determinar la naturaleza de las emisiones radiactivas del torio (Th). Observó que las emanaciones producidas por el torio tenían un peso molecular inferior, descubriendo con ello, que los fenómenos radiactivos implican la transmutación de un elemento en otro.

Brooks se centró en el caso del torio, un metal radiactivo sólido. Analizó las emanaciones de este elemento. En aquel momento existían distintas teorías que postulaban que este material era un gas, un vapor o un polvo muy fino. Brooks demostró que se trataba de un gas con un peso molecular significativamente más bajo que el del torio, de forma que no podía ser simplemente una forma gaseosa del mismo elemento. Su descubrimiento llevó a Rutherford y otros científicos a la conclusión de que, con la radiactividad, un elemento se había convertido en otro. Fue la primera en caracterizar el gas que hoy conocemos como radón.

Fue una de las primeras en determinar la masa atómica del radón, que había sido descubierto en 1900, por Friedrich Ernst Dorn. (1)

En 1901 se fue a trabajar a Pensilvania, y allí obtuvo otra beca de investigación que decidió aprovechar para trabajar en Cambridge, Inglaterra. Aunque sus experimentos sobre el radio y el torio fueron exitosos, Brooks no disfrutó de aquella época: su autoestima se resintió y terminó pensando que no tenía suficientes habilidades para doctorarse, así que volvió a Canadá, a la Universidad McGill y a trabajar con Rutherford. En 1904 volvió a dejar McGill para ser profesora en el Bernard College.

En 1906, Harriet Brooks tenía 30 años y acababa de anunciar su compromiso matrimonial con Bergen Davis, profesor de física de la Universidad de Columbia, y eso se convirtió en un problema para su carrera científica. La decana del Barnard College, una institución de educación para mujeres asociada a la propia Columbia, creía firmemente que una mujer no podía cumplir con sus deberes maritales y con sus tareas académicas al mismo tiempo, y le pidió su dimisión.

Brooks se opuso con fiereza. «Creo que es una obligación que le debo a mi profesión y a mi sexo, el demostrar que una mujer tiene derecho a ejercer su profesión y a no ser obligada a abandonarla por el simple hecho de casarse. No concibo cómo las universidades femeninas, que invitan y alientan a las mujeres a tener carreras profesionales pueden ser fundadas o mantenidas negando este principio», escribió en una carta privada a la decana.

El asunto finalmente no trascendió porque Brooks rompió el compromiso con Davis y porque ya había decidido abandonar Barnard, pero esas palabras nos dan una idea de cómo era Brooks y la pasión con la que defendía sus opiniones. (2)

En 1906, Brooks trabajó en el Instituto Curie en Paris, bajo la supervisión de Marie Curie sobre el período de semi desintegración del plomo.

En 1907, Ernest Rutherford se trasladó a la Universidad Victoria en Manchester, donde la ofreció un puesto en su laboratorio, que ella declinó porque estaba prometida con Frank Pitcher, su instructor de laboratorio antes de graduarse y decidió no compaginar su vida de casada con su tarea científica.

Se casaron en Inglaterra y volvieron a Montreal, donde ella se dedicó a las labores de esposa y madre de sus dos hijos y una hija, aunque nunca se desligó totalmente de la universidad. Fue secretaria honorífica y presidenta del Club de Mujeres de la Universidad de Montreal, y en 1910 presentó el trabajo de Marie Curie y sus colegas a la Sociedad de Alumnos de la Universidad McGill.

Brooks murió el 17 de abril de 1933 de un trastorno sanguíneo. Algunos relatos de su enfermedad sugieren un envenenamiento por radiación, que también fue el destino de Marie Curie. (3)

/cms/uploads/image/file/902277/Harriet_y_familia.jpeg

Harriet en 1921, con su marido Frank e hijos Bárbara, Charles y Paul

Aunque Harriet Brooks fue la primera persona en describir el retroceso del núcleo atómico en forma de partículas nucleares emitidas durante la desintegración radiactiva. Este método de la separación de los elementos por retroceso se demostraría esencial para investigar la compleja serie de cambios en los cuerpos radiactivos.

Sus trabajos contribuyeron a comprender que el fenómeno de la radiactividad implicaba la transformación de un núcleo en otro.

_______________________________________________________________

Por Centro de Documentación y Divulgación Científica (CDDC), con investigación de Claudio Fernández Ortega, del CDDC.

REFERENCIAS

  1. Foro Nuclear (2022). Harriet Brooks, primera física nuclear de origen candiense, conocida por sus investigaciones sobre las transmutaciones nucleares y la radiactividad.  Recuperado el 12 de junio, 2024, de: https://rinconeducativo.org/es/recursos-educativos/harriet-brooks-primera-fisica-nuclear-de-origen-candiense/
  2. Mujeres con Ciencia (2021). Harriet Brooks, pionera canadiense de la física nuclear. Recuperado el 12 de junio, 2024, de: https://mujeresconciencia.com/2018/08/09/harriet-brooks-pionera-canadiense-de-la-fisica-nuclear/
  3. The Canadian Encyclopedia (2024). Harriet Brooks. Recuperado el 12 de junio, 2024, de: https://www.thecanadianencyclopedia.ca/en/article/harriet-brooks