Conforme a la actualización del Inventario Nacional de Emisiones de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero, correspondiente al periodo 1990-2015, México emitió 700 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente de gases de efecto invernadero (GEI) en el año 2015, de las cuales el 7% correspondió al sector residuos. Las emisiones de GEI derivadas de los residuos se incrementaron 265.8%, pasando de 12,550.11 Gg de CO2e en 1990 a 45,909.01 Gg de CO2e (±101.5%) en 2015 con una tasa de crecimiento media anual de 5.3% para este periodo.

Los rellenos sanitarios surgen como respuesta a la problemática generada por la producción acelerada de residuos sólidos urbanos (RSU) y la necesidad de una manera de disponerlos, sin embargo, estos sitios son una fuente de emisiones de biogás, producto de la degradación de los residuos orgánicos.

El presente decumento busca establecer la metodología de cálculo de las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de la actividad de disposición final de residuos sólidos urbanos y tratamiento biológico, así como las particularidades técnicas a considerar.

La la metodología desarrollada se basa en la propuesta en las Directrices del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, 2006). En este método se formula la hipótesis de que el componente orgánico degradable de los residuos se descompone lentamente a lo largo de unas pocas décadas, durante las cuales se forman el metano y el dióxido de carbono.

Consulta el documento en: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/552726/MetodologiaIPCC180520.pdf