Los resultados muestran que existen oportunidades para mejorar la información que se ofrece para la toma de decisiones, tanto en lo referente a la utilidad de las proyecciones de clima, como en lo que se refiere a dimensionar el problema que el cambio climático plantea para la economía.