México ha enviado su actualización a la Contribución Determinada a nivel Nacional para el año 2020 al Secretariado de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático. 

Con ello, se cumple el compromiso contenido en el Acuerdo de París para actualizar la NDC por su acrónimo en inglés (Nationally Determined Contribution) cada cinco años. 

En esta actualización de la NDC, México destaca las grandes oportunidades que enfrenta para encabezar transformaciones productivas centradas en el bienestar de la población y, en la protección y aprovechamiento sustentable de su riqueza cultural y material. 

Debido a que los efectos del Cambio Climático ya son tangibles en el territorio nacional, México confirma que la adaptación y la reducción de riesgos a la población son tareas impostergables que deben ser integradas a la planeación y desarrollo socioeconómico del País.  

Así, México refrenda el compromiso no condicionado de reducir sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en un 22% y las de carbono negro en un 51% al 2030 de forma no condicionada. Este compromiso puede alcanzar una meta de reducción de hasta el 36% de las emisiones de GEI y 70% de las emisiones de carbono negro al 2030 respecto al escenario tendencial con la consolidación de cooperación técnica y recursos financieros de bajo costo, transferencia tecnológica, precio internacional del carbono, ajuste de aranceles por contenido de carbono, todo ello a una escala equivalente al reto del cambio climático global. Esta reducción se plantea no solo en la atención a temas sectoriales, sino también multisectoriales como la aplicación de Soluciones Climáticas Basadas en la Naturaleza, carbono azul y protección a mares y costas, una estrategia nacional de economía circular, el uso eficiente de la energía, el sistema de comercio de emisiones financiamiento climático, educación ambiental y desarrollo de capacidades y el monitoreo, reporte y verificación de las emisiones. 

México reconoce que, tanto la adaptación como la mitigación, son elementos clave para la consolidación de trayectorias más resilientes al clima y que el potenciar estas sinergias tendrá un beneficio integral para el desarrollo del país y se podrán generar cambios estructurales y modificaciones en los patrones de producción y de consumo. 

En la NDC, el Gobierno de México ratifica su compromiso de implementar la NDC con respeto a los derechos humanos, integrando un enfoque de igualdad de género, priorizando necesidades de grupos en condiciones de vulnerabilidad y fomentando la inclusión y el reconocimiento de los conocimientos científicos y su aplicación en conjunto con los saberes de los pueblos originarios indígenas bajo el principio de equidad intergeneracional.