El 16 de enero de 1952 se publicó el decreto expedido por Miguel Alemán y aprobado por el Congreso de la Unión el 31 de diciembre del año anterior, el cual reformaba los artículos 43 y 45 constitucionales, mediante los cuales el Territorio Norte de la Baja California se integraba como el estado número 29 de la República Mexicana.

Consumada la Independencia y aprobada la Constitución de 1824; las provincias de Alta y Baja California adquirieron el carácter de Territorios Federales, con sujeción al Poder Ejecutivo Federal, permaneciendo así hasta el año de 1835 en que el sistema federal es sustituido por el centralismo.

En 1920 se envió al Congreso una iniciativa de ley para que el Distrito Norte se convirtiera en Territorio Federal, sin embargo ésta no tuvo éxito. Posteriormente en el año de 1930 un grupo de bajacalifornianos que estudiaban en la Ciudad de México sugirió al Poder Legislativo, el cambio político de toda la península, ya que por separado ninguno de los dos Distritos llenaban los requisitos para convertirse en Estado.  Así durante los años de 1823 hasta 1952, Baja California fue un territorio sujeto a los poderes centrales.

Actualmente, en Baja California habitan 3,315,766 personas que representan el 2.8% del total del país. Su municipio más poblado es Tijuana, en el viven 1,641,570 personas. Cabe mencionar que su municipio más extenso y también del país es Ensenada, ya que cuenta con una superficie de 52.482 km².