por el uso del agua limpia.

Respecto de las fuentes alternas, las aguas residuales se erigen como la fuente inmediata de aprovechamiento en dos vertientes: las aguas crudas y las aguas tratadas según nivel de tratamiento.

La generación de aguas residuales es un fenómeno ligado al crecimiento poblacional y al desarrollo de las actividades económicas, que en su mayoría desechan agua debido a sus procesos productivos. Estas aguas requieren ser colectadas en el sistema de alcantarillado y conducidas a plantas de tratamiento, donde se puede mejorar su calidad y se posibilita su reúso.

El total de aguas residuales de tipo municipal anualmente generado en México se estiman en 228.7 m3/s, y el caudal tratado en 111.3m3/s (CONAGUA, 2015), lo que representa que en promedio solo el 48.66 % del total generado recibe un tratamiento que permite mejorar su calidad. Ante tal evidencia es claro que aún falta camino por recorrer para que las aguas residuales generadas se traten en su totalidad para potenciar su reúso.

Autores

Olga Xóchitl Cisneros Estrada
Heber Saucedo Rojas

Descargar  PDF