Con la Reforma a la Ley de la Propiedad Industrial, ahora se puede solicitar el registro de signos holográficos, marcas de certificación, de sonido, de olor o la imagen comercial de un producto o servicio.

La marca de certificación es indicadora de calidad de los productos o servicios en cuestión, en cuyo titular recaen la obligación de controlar el uso de dicha marca y la obligación de imponer sanciones en caso de que este uso no fuese conforme con lo previsto en sus reglas de uso.

El titular es la parte responsable de la certificación o del sello de aprobación que en definitiva es el que se transmite a los consumidores a través de la marca.

El titular de una marca de certificación es quien certifica; es decir, quien ejerce el control legítimo sobre el uso de la marca de certificación, con independencia del tipo de certificación de que se trate.

La característica habitual de una marca de certificación es que el titular de la marca no es quien la utiliza, sino sus usuarios autorizados, con el propósito de garantizar al público destinatario que los bienes o servicios poseen una característica en particular.

¡Acércate al IMPI!