Una marca distingue un producto o servicio en el mercado. Puede estar constituida por uno o varios elementos. Cuando estos elementos son palabras, números, colores, logotipos o su combinación, es una marca tradicional.

Puedes solicitar el registro de tu marca ante el IMPI y protegerla en todo el país durante 10 años que puedes renovar por periodos iguales.

Asimismo, otorgar licencias de uso o hacer franquicias y, si así lo deseas, usar los símbolos “R” o “MR” para distinguir a tu producto o servicio.

Antes de iniciar el trámite de registro, asegúrate que tu marca sea única. Considera que la Ley de la Propiedad Industrial establece que no se podrá registrar marcas similares o iguales a las que se hayan solicitado o registrado previamente. Para ello, consulta la base de datos Marcanet y revisa las solicitudes de registro de marcas tradicionales y los registros otorgados.  

Te sugerimos que, si encuentras una o más marcas parecidas o iguales a la tuya, analices tus opciones:

1.  Puedes diseñar una nueva marca que sea única, lo que podría tramitarse más rápidamente; o

2.  Puedes insistir en presentar tu marca, y demostrar, cuando el IMPI lo solicite, que, aunque hay otras marcas similares la tuya es distintiva y única. Esto podría tomar más tiempo de análisis por el IMPI.

/cms/uploads/image/file/518774/Marcas_tradicionales-06.jpg

/cms/uploads/image/file/526496/logo_tu_cuenta.jpg

/cms/uploads/image/file/518764/Marcanet.jpg                     

#CreatividadParaElBienestar