¿Todo se puede proteger?

Mito 1. Puedo proteger un producto que no se vende en México pero existe en otro país.

Uno de los requisitos para proteger un producto, ya sea como patente, modelo de utilidad o diseño industrial, es la novedad a nivel internacional.

Se puede obtener una patente para un producto o un proceso, por ejemplo: el proceso de elaboración de un medicamento o una maquina nueva para la purificación de agua.

Mito 2. Todas las invenciones o creaciones se protegen como patente

Existen varias formas de protección:

Un diseño industrial es la combinación de figuras, líneas o colores que forman un producto industrial con fines de ornamentación y que tienen un aspecto peculiar y propio.

Los objetos, utensilios, aparatos o herramientas que, como resultado de una modificación en su disposición, configuración, estructura o forma, tiene una aplicación o función diferente, pueden ser protegidos como modelo de utilidad.

Mito 3. Se debe contratar a una persona para realizar el trámite.

Todos los trámites ante el Instituto pueden ser realizados por el titular o interesado, por un representante legal o apoderado.

Mito 4. Solicitando una patente o un registro en México, obtengo protección en todos los países

El derecho exclusivo que se otorga con una patente, un registro de diseño industrial o modelo de utilidad, es territorial, es decir, solo para el país que lo otorga. Para obtener protección en diversos países, es necesario presentar una solicitud en las Oficinas de los países correspondientes.

Mito 5. El derecho de exclusividad que me da una patente, modelo de utilidad o diseño industrial se puede renovar cada 10 años.

Una vez que se agota el tiempo de protección de una invención, se convierte en dominio público. El tiempo de protección es y se cuenta a partir de la presentación de la solicitud:

  • Patente 20 años
  • Modelo de utilidad 10 años
  • Diseño industrial 15 años

Para más información, descarga la guía del usuario en:

http://www.gob.mx/impi/documentos/coleccion-guia-de-usuarios?idiom=es

¡Acércate al IMPI!