¿Qué hacemos?

Creamos soluciones competitivas y de valor para la industria petrolera nacional e internacional, como resultado de la investigación científica, mediante el desarrollo, asimilación y transferencia de tecnología, enfocada a resolver problemáticas específicas; además, otorgamos servicios y productos tecnológicos en Ingeniería, Exploración y Producción, así como en el desarrollo de talento y la capacitación especializada.

Nos distinguimos por 52 años de experiencia, generando capacidades técnicas y tecnológicas para el sector de los hidrocarburos. Misión Maximizar la generación de valor de los procesos de exploración, producción y transformación de hidrocarburos, mediante la aplicación de soluciones innovadoras y el desarrollo de capital humano especializado.

Visión al 2018

Somos la institución nacional productiva de excelencia que provee soluciones valiosas al sector de hidrocarburos, a través de investigación y desarrollo, servicios tecnológicos, formación de recursos humanos e innovación.

Propósito

Impulsar el desarrollo tecnológico del sector nacional de hidrocarburos público y privado.

Historia del IMP

Como consecuencia de la transformación industrial del país y la necesidad de incrementar la tecnología relacionada con el desarrollo de las industrias petrolera, petroquímica, y química, el 23 de agosto de 1965 fue creado el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP). El IMP es el único centro público de investigación en México dedicado exclusivamente a la investigación, desarrollo tecnológico e innovación de la industria petrolera. Actualmente, y ante la Reforma Energética, el Instituto Mexicano del Petróleo se encuentra al inicio de otro proceso de transformación, que le ha permitido ser un apoyo fundamental para aportar las soluciones tecnológicas que respondan a las necesidades de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la industria petrolera nacional e internacional.

El Instituto desde su creación ha honrado su compromiso de cubrir los requerimientos de Pemex a lo largo de la cadena de valor, desde la exploración y producción de hidrocarburos hasta su procesamiento y transporte. De esa labor y la dedicación de sus trabajadores ha dejado constancia la generación del mayor número de patentes, el diseño de plantas petroquímicas y de refinación, el desarrollo de productos químicos y catalizadores, la creación de modelos, simuladores, metodologías, estudios geológicos, geofísicos y ambientales para el trabajo en pozo; así como la creación de herramientas y productos para la recuperación secundaria y mejorada, entre otros logros alcanzados en cinco décadas de trabajo y evolución constantes.

Estas aportaciones han sido muy importantes, pero se requiere reforzar los eslabones de la cadena de valor, que van desde la investigación y desarrollo tecnológico, pasando por el escalamiento de procesos y productos y la comercialización de soluciones tecnológicas, hasta la aplicación de servicios tecnológicos, que permitan maximizar la creación de valor.

Este reto no es nuevo o ajeno a la experiencia del IMP, ya que desde hace cincuenta años el IMP ha tenido un nivel histórico de financiamiento para proyectos de investigación, como no lo ha tenido ninguna otra institución en México, ya que se puede considerar que el Instituto es la primera institución de investigación aplicada creada en el país.

La reforma a su Decreto de Creación el 31 de octubre de 2014, establece que el IMP realiza investigaciones, desarrollo tecnológico, innovación, escalamiento de procesos y productos, prestación de servicios tecnológicos orientados a optimizar los procesos de producción y transformación, tanto en exploración y extracción como en la transformación industrial y comercialización nacional e internacional de sus resultados en el Sector Hidrocarburos, así como la capacitación especializada en las áreas de su actividad. De esta manera se refuerza su vocación y la aspiración de mantenerse a la vanguardia en la generación de conocimiento y aplicación de productos y servicios para las industrias petrolera y petroquímica nacionales e internacionales.

En los próximos años, el IMP se propone impulsar la sustentabilidad y autonomía financiera, mediante la venta de productos y servicios de alto contenido tecnológico que proporcionen soluciones integrales a la industria petrolera nacional pública y privada, así como generar nuevas capacidades para las empresas, órganos reguladores y entidades.